La disección de las mejores firmas de servicios españolas en un estudio pone de relieve las claves para su alta competitividad. Junto con los factores clave para el éxito está la adecuada gestión de Recursos Humanos.

Es evidente que existen diversas formas de afrontar la intensa competencia global y el constante avance tecnológico y que las grandes compañías españoles de servicios con mayores rendimientos financieros tienden a comportarse de la misma manera que las empresas más rentables a escala europea. Las empresas de servicios españolas priorizan la explotación de sus recursos y capacidades en lugar de la explotación de nuevos, realizan una diversificación relacionada, aprenden de sus errores y son conservadoras respecto al cambio". A grandes rasgos, este es el resumen que hace Diego Torres, profesor de Política de Empresa de Esade, sobre las conclusiones del estudio sobre "Los factores de éxito de las grandes empresas de servicios", que ha dirigido desde la escuela de negocios, con la esponsorización de Inter Partner Assistance.

Confiesa Torres que lo que más le ha sorprendido de las conclusiones - ¡ojo!, se trata de comparar empresas muy buenas con las sobresalientes, por tanto estamos en el top-"es ver cómo una corriente de pensamiento imperante, como es la necesidad de cambio en casi todo, estas empresas la matizan y mucho. Según su proceder, los cambios deben planificarse muy bien y de la forma menos traumática para la gente, evitando disrupciones revolucionarias, que, por cierto, en algunos momentos han gozado de muy buena prensa". Apela, en definitiva, al sentido común que nos dice que los cambios no pueden hacerse de la noche a la mañana, sino a partir de tres premisas: tener la cabeza muy fría, reaccionar con rapidez y hacer los recortes de forma relativa.

Insiste en los recortes. "Atravesamos momentos en que todos decrecemos, volvemos atrás y esto pone nerviosos a muchos. En la política de la empresa ponemos énfasis en la estrategia y recordamos que la estrategia no la hacen los ordenadores, la hacen las personas, y muchas de ellas nunca pueden ser prescindibles. Según cómo esté orientada la organización es más fácil que salgan ideas de futuro, mientras que quien haya cercenado en demasía lo tendrá muy difícil para salir de la situación actual".

A raíz de las palabras de Torres JOMA sobre la fase de crisis actual, resulta obligado plantearle la utilidad del estudio que está realizado sobre la base de los años gloriosos para la empresa (1996-2006). En definitiva, los factores que se resaltan en él ¿pueden ser todavía un espejo para muchas empresas? Su afirmación es tajante: sí. porque "el mensaje que lleva implícito el estudio es ´párate a pensar´. Y es bueno en unos momentos en que los empresarios andan muy agitados, ya que la agitación no lleva a ningún sitio. Ahora, con la crisis, más que nunca, el día a día es quien lleva las riendas últimas de las decisiones y el hacer se acaba comiendo al pensar".

Otro aspecto que destaca es que ante la tesitura de "explotar o explorar" - el primer factor de referencia analizado en el estudio-hay una clara decantación por la segunda, cuando en los últimos años parecía que se optaba claramente por la primera. "La exploración hacia dentro de la empresa puede ser una muy buena cosa cara a preparar el camino de la recuperación".

DIVERSIFICACIÓN Sobre el segundo factor de referencia, la diversificación, asegura que los casos de éxito son los que están a medio camino entre no diversificar o hacerlo en extremo. "Prevalece la diversificación relacionada. Ahora que la situación ha cambiado, los que han diversificado mucho llevan las de perder. Irán mejor los que se han concentrado en lo que saben hacer bien". En cuanto al tercer factor, "aprender de los errores", afirma que es el único factor en el que "entre los buenos y muy buenos hay diferencias sustanciales. Unos aprenden y no caen en el mismo error, pero otros reinciden. En las épocas buenas, los errores se camuflan fácilmente; en cambio, ahora aprender de ellos vuelve a ser una ventaja".

Recomienda, por otro lado, la urgencia de recuperar el espíritu emprendedor. Tiene razón al advertir que habitualmente cuando hablamos de emprendedores pensamos en empresas muy pequeñas, que empiezan. Y no debería ser así. "Los emprendedores también son necesarios en las grandes organizaciones. Son aquellas personas capaces de ver las oportunidades más allá de los recursos que se tienen. Si en la empresa sólo existen administradores, en momentos como los actuales lo más probable es que se limiten a reducir tamaño sin un objetivo prefijado, mirando sólo por la rebaja de los costes. Si hay emprendedores, en cambio, puede que también se reduzca tamaño, pero siempre se hará en función de una oportunidad que se ha intuido". Y concluye con una frase que tener en cuenta: "Si hay un momento importante para los emprendedores, este es precisamente hoy".


Las mejores trayectorias del sector

El estudio que aquí se comenta da a conocer qué empresas de servicio españolas tienen la mejor trayectoria empresarial dentro de su sector. Identificar las características comunes que posibilitan el éxito continuado de estas compañías es especialmente relevante. C. Stadler identificó en un estudio hecho en el 2007 ("The four principles of enduring success", ´Harvard Bussines Review´, julio-agosto 2007) los cuatro principios para el éxito duradero: n explotar antes que explorar n diversificar los negocios n aprender de los errores n conservadores ante el cambio

Para el estudio "Los factores de éxito de las grandes empresas de servicios de España", Esade ha tenido en cuenta estos cuatro principios y ha incluido uno más: la gestión de los recursos humanos. En él,se ha estudiado si estos principios para el éxito duradero se observan en las empresas de servicios en España y también ha querido responder a la pregunta de si existen otros principios que distinguen a las empresas de servicios españolas con resultados superiores a la media durante largos periodos de tiempo. Una vez elegidas veinta empresas españolas, se recogió toda la información necesaria. Con ella, lo primero fue elaborar la historia corporativa de cada una de ellas, estructurando la información en una secuencia cronológica centrándose en "¿quéfactores fueron cambiando en el tiempo y por qué razón?". Finalmente, se procedió a identificar las características clave de la estrategia.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.