La Maison de l 'emploi (Casa del Empleo) del Departamento francés de Centro lanza una campaña para que los parados impriman su historial laboral en los manteles individuales de las mesas de algunos restaurantes.

Habilidades y experiencia en el menú del día. En Eure-et-Loir, las oportunidades laborales pueden aparecer bajo un plato de sopa o de carne, o incluso esmeradamente redactados entre el tenedor y el cuchillo.

La Maison de l 'emploi (Casa del Empleo) del departamento, situado en la región del Centro de Francia, ha lanzado una curiosa campaña para hacer frente a la creciente tasa de paro del lugar, que alcanza ya el 11% y está dos puntos por encima de la media nacional francesa.

El organismo local de apoyo a las políticas de empleo y formación, que incorpora tanto miembros del servicio nacional del empleo francés como empresas y asociaciones, ha estampado el currículum vitae de varios parados en los manteles de papel individuales de las mesas de algunos restaurantes para que los empresarios detecten posibles candidatos para sus negocios a la hora de comer.

La operación, que se inició el pasado 22 de septiembre y durará hasta el 3 de octubre, prevé hacer circular los currículos recibidos en 10.000 manteles distribuidos por establecimientos de Dreux y Vernouillet, dos pequeñas ciudades del departamento.

La idea no es nueva. El año pasado, la casa de empleo de Mougins (Alpes Marítimos) propuso la misma acción, cuidándose de explicar que los datos personales de los candidatos no serían divulgados en las mesas sino que los empresarios interesados tendrían que ponerse en contacto con el organismo. Y algunos así lo hicieron. De hecho, 20 personas consiguieron un trabajo.

En esta misma ciudad, a partir del 28 de septiembre, ocho restaurantes distribuirán 2.000 manteles con el currículum de 18 personas en varios formatos para que lleguen a un público amplio y a sectores de actividad más variados que el año pasado.

La Maison de l"emploi (Casa del Empleo) del departamento, situado en la región del Centro de Francia, ha lanzado una curiosa campaña para hacer frente a la creciente tasa de paro del lugar, que alcanza ya el 11% y está dos puntos por encima de la media nacional francesa.

El organismo local de apoyo a las políticas de empleo y formación, que incorpora tanto miembros del servicio nacional del empleo francés como empresas y asociaciones, ha estampado el currículum vitae de varios parados en los manteles de papel individuales de las mesas de algunos restaurantes para que los empresarios detecten posibles candidatos para sus negocios a la hora de comer.

La operación, que se inició el pasado 22 de septiembre y durará hasta el 3 de octubre, prevé hacer circular los currículos recibidos en 10.000 manteles distribuidos por establecimientos de Dreux y Vernouillet, dos pequeñas ciudades del departamento.

La idea no es nueva. El año pasado, la casa de empleo de Mougins (Alpes Marítimos) propuso la misma acción, cuidándose de explicar que los datos personales de los candidatos no serían divulgados en las mesas sino que los empresarios interesados tendrían que ponerse en contacto con el organismo. Y algunos así lo hicieron. De hecho, 20 personas consiguieron un trabajo.

En esta misma ciudad, a partir del 28 de septiembre, ocho restaurantes distribuirán 2.000 manteles con el currículum de 18 personas en varios formatos para que lleguen a un público amplio y a sectores de actividad más variados que el año pasado.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.