Por tercera vez consecutiva, un Juzgado ha dictado sentencia contra Renfe por no aplicar a las parejas de hecho homosexuales los beneficios recogidos en el convenio colectivo, en concreto la concesión del abono de transporte ferroviario al trabajador y a su cónyuge o pareja. Por tercera vez consecutiva, un Juzgado ha dictado sentencia contra Renfe por no aplicar a las parejas de hecho homosexuales los beneficios recogidos en el convenio colectivo, en concreto la concesión del abono de transporte ferroviario al trabajador y a su cónyuge o pareja. Lo cierto es que el Convenio equipara parejas de hecho y de derecho, sin más distinción. No obstante, la compañía recurrirá la sentencia.

El pasado 28 de junio, un trabajador de Renfe, empleado de la compañía desde 1982, solicitó el derecho al título de transporte ferroviario -que permite beneficiarse de determinados descuentos- para su pareja, con la que convive desde 1996. Y es que cuando se firmó el XIII Convenio Colectivo, en julio de 2000, se modificaron las cláusulas normativas para extender los beneficios reconocidos a las parejas de derecho a las parejas de hecho.

«Se preguntó entonces por el caso de los trabajadores homosexuales y se nos contestó que no habría problema, puesto que las parejas de hecho lo son independientemente de su orientación sexual», asegura el secretario de organización del Sindicato Federal Ferroviario, Reyes Contreras. En cualquier caso, la solicitud de este empleado fue denegada por Renfe, pese a que incluía el oportuno certificado de convivencia expedido por el Ayuntamiento y la declaración jurada firmada por la pareja, homosexual en este caso. Tras la reclamación previa, el trabajador en cuestión interpuso una demanda contra la empresa en el Juzgado de lo Social número 15 de Madrid.

CONCEPTO DE PAREJA DE HECHO La sentencia dictada por la juez Yolanda Martínez Álvarez a favor del demandante se basa en la letra del Convenio. A la cuestión de cómo deben entenderse los términos de este acuerdo, el texto de la sentencia responde que «dado que en el Convenio se regulan los derechos de las parejas de hecho (en general) sin distinción alguna en cuanto a la orientación sexual de éstas, habremos de interpretar dicho concepto en términos amplios y no restringidos, como pretende la demandada». Y añade: «Si esa hubiese sido la intención de las partes negociadoras del Convenio, así debería constar en el texto del mismo».

TERCER RECURSO La demanda, y la sentencia, ya tienen precedentes. Esta es la tercera vez desde que se firmara el XIII Convenio que un Juzgado condena a Renfe por el mismo motivo. La compañía recurrió en las dos ocasiones anteriores (una demanda interpuesta en Madrid el pasado mes de noviembre y otra en Sevilla, en diciembre, por dos trabajadores homosexuales) y ya ha anunciado que «lo más probable es que recurra la sentencia». «Pensábamos que esta vez habría conciliación, pero na ha sido así», señala Contreras. El argumento alegado para tal decisión no ha variado un ápice: el convenio colectivo se refiere exclusivamente a parejas heterosexuales.

Fuentes de la compañía ferroviaria consultadas por ABC rompieron su silencio sólo para explicar que «el Convenio equipara parejas de hecho y de derecho. Sin embargo, no hay definición de lo que es pareja de hecho, un asunto que excede el ámbito empresarial de Renfe». Las mismas fuentes afirman que «hasta el momento, se consideraba pareja de hecho a la que podría serlo de derecho». Esta sería la razón fundamental de la reiterada negativa de la empresa a aplicar los mismos beneficios a todas las parejas de hecho. No obstante, Renfe no quiso precisar el origen y fundamento de la caracterización de pareja de hecho como potencial pareja de derecho.

La definición a la que se atiene la sentencia judicial es bien distinta. «La realidad social se impone y por pareja de hecho se engloba tanto a las parejas heterosexuales como homosexuales, circunstancia que ha llevado a que sean reguladas este tipo de uniones por la legislación de diversas Comunidades Autónomas», dice el texto. No en vano, si bien es cierto que la unión de hecho no está definida en el Código Civil, no lo es menos que las Leyes aprobadas en varias Comunidades coinciden en incluir bajo tal denominación a heterosexuales y homosexuales. Así, según la Ley de parejas de hecho aprobada en Madrid, ambas uniones gozan de los mismos derechos que los matrimonios en materias tributarias y sociales, aunque no familiares.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.