Una sentencia reciente del Tribunal Europeo de Derechos Humanos urge a empresas y administraciones a impulsar políticas específicas para respetar los derechos de los transexuales. En la sentencia, el Tribunal condena al gobierno Británico por haber violado el Derecho a la Privacidad de Christine Goodwin por no permitirle cambiar su género en su partida de nacimiento después de una operación de cambio de sexo.

Esta sentencia tendrá implicaciones para empresas y administraciones que deberán estar preparadas para aceptar estas situaciones en sus procedimientos internos de personal. Pero lógicamente el transexualismo en el ámbito laboral va más allà de las implicaciones legales.

La organización Gender Trust dedicada al apoyo y asesoramiento sobre transexualidad ha iniciado una línea de trabajo para concienciar a las empresas sobre como abordar estos temas en el ámbito laboral. Su Presidenta, Christine Timbrell, opina que la mayoría de empresas no saben qué deben hacer cuando uno de sus empleados decide cambiar de sexo. “En estos casos, -continua Timbrell-, la persona busca sobretodo apoyo y eso es precisamente lo que debe encontrar en su departamento de RRHH”.

Noticia completa: http://www.peoplemanagement.co.uk/news_item.asp?id=7259

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.