El incremento de despidos provoca que muchos trabajadores se planteen un cambio en su carrera, pero muy pocos profesionales se atreven a dar tal giro para dedicarse a algo totalmente diferente. Algunas compañías orientan para dar el cambio.

Quién no se ha preguntado alguna vez cómo sería su vida si pudiera volver atrás en el tiempo y dedicarse a una profesión totalmente diferente? Son muchos los profesionales que alguna vez se han planteado dejar plantada a su empresa, jefe y clientes incluidos, y empezar su carrera desde cero en un sector desconocido. Pero son muy pocos los que se atreven a dar un paso tan arriesgado.

La oleada de despidos que se ha producido en los últimos meses ha obligado a muchos trabajadores - por ejemplo, los de la construcción-a replantearse su carrera y, en algunos casos, a reinventarse mediante formación y reciclaje que les permita hacerse un hueco en algún sector menos afectado por la crisis. "Muchos profesionales nos dicen que si volvieran a nacer serían otra cosa, pero ¿por qué no serlo ya en esta vida?", destaca Laura Argenté, directora de BLC Human Coaching. Argenté, que ha sufrido tres expedientes de regulación de empleo a lo largo de su carrera, ya ha tenido que reinventarse varias veces: tras ocupar cargos como los de directora de marketing de Estée Lauder, directora de la división internacional de Puig o directora comercial de Habitat Inmobiliaria, ahora se dedica a asesorar y formar a otros directivos.

La firma de outplacement Reskilling, del grupo BLC, ha creado un programa específico de coaching para orientar a profesionales en busca de un cambio drástico en su carrera. "De momento la mayoría de clientes nos llegan de empresas, pero esperamos que en el futuro vengan también profesionales que a título individual deciden reinventarse", señala Argenté. Durante varias sesiones, el programa ayuda al candidato a analizar qué nueva carrera desearía, en función de sus recursos, aspiraciones y preferencias, y una vez definido el proyecto profesional se elabora un plan de acción.

La abogada Mari ÁngelesCamacho, de 45 años, dejó su cargo de subdirectora jurídica en un gran grupo empresarial por desavenencias con el nuevo equipo directivo, pero la empresa le ofreció este programa de transición profesional. "El programa me abrió un mundo de perspectivas porque normalmente cuando te pasa algo así te planteas continuar tu carrera, pero no cambiarla", explica. Tras reflexionar sobre cómo el ritmo de su trabajo como directiva había afectado a su salud y a su vida familiar, Camacho ha decidido cambiar totalmente su carrera y actualmente prepara unas oposiciones. "Tengo claro que no quiero volver a mi vida de antes", asegura.


ENTREVISTA a Anna Verbón, ex publicista que dejó un puesto directivo para montar un negocio dedicado al mundo de la maternidad

"En mi entorno no entendían mi decisión"

La necesidad de reinventarse profesionalmente puede surgir en cualquier momento. Muchos afrontan este proceso obligados por la crisis, pero también son mucho los que, un buen día y de forma totalmente voluntaria, deciden coger el timón de su carrera y darle un giro de 360 grados. Anna Verbón, de treinta años, encontró una razón de peso que cambió todos sus esquemas laborales y vitales: la maternidad.

¿Cómo era su vida profesional antes de decidir darle un giro?

Tenía un cargo directivo en una agencia de publicidad bastante grande. Desde un punto de vista profesional y salarial las cosas me iban muy bien, pero tuve mi primer hijo y entonces comprobé que el ritmo de la agencia no era compatible con la maternidad. Decidí dejar el trabajo.

¿Quéhizo entonces?

Empecé a trabajar en una ONG, pero me quedé embarazada de mi segundo hijo y tuve complicaciones que me obligaron a coger la baja. Ese periodo me hizo reflexionar. Vi que no había apenas apoyo para las mamás y decidí montar La Mamavaca, un espacio donde vendemos productos para madres y bebés pero también hacemos talleres de masaje, yoga, cuentacuentos…

¿Se imaginó alguna vez que acabaría siendo empresaria?

Era la primera vez que montaba un negocio, pero no lo hice por tener algo propio sino porque la esencia de lo que quería hacer - apoyo integral a las madres-no existía como tal, así que lo tuve que montar yo misma. Ahora tengo menos tiempo libre, pero de más calidad, y mis satisfacciones profesionales son mayores.

¿Cómo reaccionó su entorno ante su transformación profesional?

Algunos compañeros de mi agencia de publicidad, sobre todo hombres, opinaron que era una equivocación. Otros me decían que les daba envidia. Mi pareja me apoyó mucho, sin él no hubiera podido dar este paso. La reacción de mis padres fue: "Con la carrera que hemos dado a la niña y lo bien que le iban las cosas, ¡y ahora se nos mete a botiguera!".

¿Se ha planteado regresar al mundo de la publicidad?

Ahora mi mundo es más pequeño, ya no trabajo con grandes presupuestos ni me codeo con personalidades, pero cuando siento añoranza quedo para comer con algún ex compañero: cuando me cuentan su día a día, se me quitan todas las ganas de volver.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.