Recientes estudios norteamericanos evaluaron el consumo de alcohol de los autores y las víctimas de agresiones verbales y físicas en el trabajo.

Recientes estudios norteamericanos detectan un mayor consumo de alcohol entre aquellas personas que son vítimas o agresores verbales o físicos en el entorno laboral, según un artículo publicado en la revista 'Alcohol Research '.

Así, el 'Research Institute Addictions ' de Buffalo (Estados Unidos) y la 'Old Dominion University ' de Norfolk (Estados Unidos) evaluaron el consumo de alcohol de los autores y las víctimas de agresiones verbales y físicas en el trabajo a través de una muestra de 300 personas.

Los autores descubieron que las víctimas que declararon más agresiones verbales y físicas en el trabajo refirieron un consumo de alcohol más frecuente y mayor. Del mismo modo, se observó esta relación entre aquellos que cometían con más frecuencia agresiones físicas y verbales.

A su vez, otro estudio de la Universidad de Illinois analizó si una respuesta con poco éxito para terminar con este tipo de acoso puede inducir a un mayor consumo de alcohol. El estudio, realizado a más de 2.000 empleados universitarios, reveló que casi la tercera parte de los hombres y mujeres consultados declararon ser víctimas de acoso sexual, y casi dos terceras partes refirieron que sufrían abuso generalizado en el lugar de trabajo.

En cuanto a la bebida, un 39 por ciento de los hombres y un 32 por ciento de las mujeres reconocieron que habían bebido hasta emborracharse al menos una vez el año anterior; y cerca del 9 por ciento de los hombres y mujeres reconocieron que habían tenido problemas relacionados con el alcohol en este periodo.

Asimismo, el informe señala que más mujeres (16 por ciento) que hombres (3 por ciento) habían informado a sus superiores de acoso sexual, y también más mujeres (39 por ciento) que hombres (21 por ciento) se habían enfrentado al acosador. Igualmente, las mujeres (39 por ciento) informaban más a los superiores que los hombres (23 por ciento) sobre las situaciones de abuso generalizado en el trabajo.

Como resultado, los investigadores observaron que las personas que utilizaron una estrategia directa para enfrentarse y poner fin al acoso sexual declararon un menor consumo de alcohol, mientras aquellas cuya estrategia fracasó declararon un mayor consumo de alcohol.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.