No se trata únicamente de una decisión basada en el respeto del principio de igualdad entre hombres y mujeres. La feminización de Renault responde también a un criterio comercial y de eficacia.

Aparte de las despampanantes azafatas que realzan la exhibición de los últimos modelos en las ferias del automóvil, el espacio reservado a las mujeres en la industria del motor es muy reducido. Pero las cosas están cambiando. Al menos en Renault. La marca ha iniciado una campaña de reclutamiento de mujeres con el objetivo de alcanzar en tres años la paridad de sexos en sus concesionarios.

No se trata únicamente de una decisión basada en el respeto del principio de igualdad entre hombres y mujeres. La feminización de Renault responde también a un criterio comercial y de eficacia. Según los estudios de la empresa, las conductoras no acaban de fiarse de los vendedores masculinos y se sienten «mucho más satisfechas» cuando son atendidas por una mujer a la hora de elegir coche nuevo.

Cerca de un tercio de los vehículos son adquiridos por mujeres y, dentro de la pareja, el 60% intervienen de forma activa en la elección del modelo. Sin embargo, en la industria del automóvil, ellas representan solo el 25% de los empleados, y están presentes, mayormente, en márketing y comunicación.

Apadrinamiento

«Aunque sea más difícil de realizar, nuestro objetivo es extender la paridad a los servicios posventa, es decir en los talleres de reparación y en la venta de piezas», explica el director comercial de Renault en Francia, Bernard Cambier.

El presidente, Carlos Ghosn, ha aceptado poner en marcha un sistema de apadrinamiento para facilitar la integración de las nuevas trabajadoras en un medio tan masculino. Con esta iniciativa, el fabricante se sitúa en la dirección del viento que sopla desde el Elíseo. El partido de Nicolas Sarkozy perfila una proposición de ley para favorecer la presencia de mujeres en los consejos de administración de las grandes empresas. «El ejemplo debe mostrarse desde arriba», argumenta el presidente del grupo parlamentario, Jean-François Copé. En las empresas del CAC 40, solo el 10% de los puestos de los consejos están ocupados por mujeres.

El ministro de Trabajo, Xavier Darcos, apoya la propuesta, pero apuesta por introducir «un sistema de bonus-malus» a «todas las compañías de más de 300 empleados». Darcos promete ayudas para la formación de sus trabajadoras a las empresas que «muestren una evolución positiva» y plantea sanciones para aquellas que no favorezcan la introducción de las mujeres en puestos de responsabilidad. Según el ministro, la nueva legislación será tramitada durante el primer semestre del 2010.

Algunas empresas ya se han avanzado, como el grupo Accor. La compañía a la que pertenecen las cadenas hoteleras Formule 1 y Etap Hôtels cuenta ya con un 55% de mujeres en puestos de dirección gracias a medidas de flexibilidad en la jornada. «Existe una vida después del trabajo, tener en cuenta este factor ha provocado sorpresa en un mundo marcado por su falta de conciencia como es la empresa», admite Pascale Roque, directora general de las dos cadenas.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.