Un ERE puede significar un cambio y puede tener un gran impacto en la motivación de los equipos. Para poder volver a generar ilusión, debemos pensar en la curva del cambio por la que pasan los colaboradores y adaptar nuestra respuesta en función de ella.

Resumen:

Un ERE significa un cambio brusco en una organización y eso afecta a cada una de las personas que forman parte de ella. De todas formas también es un buen momento para ser un ejemplo y demostrar a las personas que se quedan que se cuenta con ellas, y despertar en ellos nuevos retos e ilusiones. Tenga en cuenta que, ante cualquier cambio, podemos observar distintas reacciones en nuestros colaboradores y que debemos adaptar nuestro comportamiento a cada una de esas reacciones para permitir al colaborador pasar a través de su “curva del cambio” (Rechazo / Enfado / Nostalgia / Dudas / Toma de decisión / Reajuste / Consecución del nuevo objetivo). Veremos qué comportamientos que podemos adoptar para ayudarles a superar este proceso y generar nuevas ilusiones en los trabajadores.

Publicado en el número 237 de la revista, de noviembre de 2009

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.