Las mejores prácticas deben proceder necesariamente de los modelos de gestión “ocultos” que tienen los directivos de éxito pero, sobre todo, han de ser reconocidas como tales por el colectivo que luego ha de aprender a mirarse en ese espejo.

Esta es la historia de un proyecto que sirvió y está sirviendo para que muchos directivos de nivel y de valía reconocida se enfrenten a su propia realidad y reinterpreten así su posición de responsabilidad. "Ha sido difícil y duro mirarnos al espejo, pero ha valido la pena." Esta es una de las muchas respuestas que se han dado. ¿Viajamos por la secuencia de este proyecto? ¿Cómo empezó todo?

Publicado en el número 40 de la revista, de noviembre de 2009

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.