Tres temas a tener en cuenta sobre la generación a la que pertenecen los empleados nacidos entre 1978 y 1986.

Estamos a punto de comprobar qué pasa cuando los nuevos empleados son gente joven con mucho talento, ampliamente formada, experta tecnológicamente, sus miras son amplias y su orientación es, claramente, hacia los servicios. Además, se trata de gente que quiere ganar mucho dinero mientras construye sus ideales de vida, tanto profesional como personal. ¿Están las organizaciones preparadas para ofrecer puestos de trabajos ideales, tal y como la generación Y está buscando?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que las elecciones y el comportamiento de la Generación Y están dirigidos hacia la búsqueda de una oportunidad para desempeñar papeles significativos en un trabajo que ayude a otros. En esencia, los miembros de la Generación Y quieren ser “voluntarios remunerados”, integrarse en una organización no porque deban, sino porque realmente lo quieran ya que algo significativo acontece en su seno. Por ejemplo, un mecánico de 21 años estará contento trabajando en un taller porque lo considerará un ambiente en el que poder producir algo útil y ver a la gente contenta con su trabajo bien hecho. El quid de la cuestión, pues, está en marcar la diferencia, en producir algo que merezca el esfuerzo.

Segundo, es importante saber que los miembros de la Generación Y quieren formar parte de equipos de gente muy motivada y comprometida. Les gusta trabajar en estrecha colaboración con otra gente y aprender de unos colegas a los que respetar. Se espera un alto nivel de socialización en el trabajo e, incluso, hacer buenos amigos. Para la Generación Y son, precisamente, estas conexiones humanas las que hacen divertido el trabajo.

¿Por qué la colaboración con gente comprometida es tan importante? Quizás es porqué los miembros de la Generación Y han pasado mucho tiempo solos en su infancia y adolescencia. A pesar de las horas en Internet, de las actividades extraescolares y de los grupos de amigos, durante el 20% de su tiempo han estado solos. Esto ayuda a desarrollar un elevadísimo nivel de independencia pero también estimula un gran anhelo para establecer conexiones.

La Generación Y tiene, también, mucha experiencia en el trabajo en equipo, la práctica de deportes y las organizaciones de carácter voluntario. Por ello, sus miembros son grandes trabajadores en equipo con un estilo propio distinto del de sus antecesores, la Generación X. Mientras esa generación quería formar parte de un equipo de individuos contribuyendo con su aportación a una suma conjunta mayor que sus partes, ahora la Generación Y prefiere trabajar al lado de colegas motivados y motivadores.

Así, hacer que gente de distintas procedencias se sienta bienvenida, movilizar sus talentos para realizar trabajos con significado y potenciar la creación de un ambiente de trabajo que acepta las nuevas ideas, son los principales retos de las organizaciones.

En tercer lugar, es importante tener en cuenta que la Generación Y tiene objetivos económicos y personales muy ambiciosos y espera alcanzarlos en su totalidad. Sin embargo, ante el clima económico actual, se ha visto obligada a alargar el plazo para su consecución. Los licenciados universitarios aprenden a desarrollar la paciencia y la persistencia en sus búsquedas de empleo y, a menudo, cogen trabajos que no cumplen con sus expectativas para acumular experiencia y poder pagar las facturas. Además, se calcula que hasta 2005 muchos de los trabajos disponibles para los miembros de la Generación Y serán trabajos poco remunerados que no cumplen ninguna de las ilusiones comentadas. Actualmente, los miembros de la Generación Y tienen empleos que otros rechazan como por ejemplo repartidores de pizza o teleoperadores. Por lo tanto, no debería sorprender que muchos de estos jóvenes prometedores estén aburridos, se sientan aislados y no tengan ningún incentivo para mejorar.

Por todo ello, las organizaciones deben encontrar el modo de ofrecer a los miembros de la Generación Y incentivos distintos. El dinero importa mucho, sí; pero esta Generación está deseando dar de sí misma en unos términos muy concretos a cambio de los beneficios económicos y no económicos que se les puedan dar.

Artículo comentado: http://www.workforce.com/section/06/article/23/51/36.html

*Workforce, “Generation Y and the Challenge for Organizations”. Workforce Management Online, Septiembre 2003. (Artículo consultado on line: 17/09/2003)

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.