El próximo año la patronal CEOE tendrá que negociar con sindicatos para reformar casi 800 convenios provinciales. El Gobierno apuesta por la negociación colectiva, pero la supresión de convenios provinciales puede tensar las costuras de la CEOE.

La patronal CEOE ha abierto un debate interno para estudiar la reforma de la negociación colectiva y su discusión con los sindicatos. Se trata del proyecto más serio emprendido por la confederación empresarial sobre esta cuestión en los últimos años.

Tan serio que todo el mundo sabe que puede provocar fuertes tensiones internas, porque buena parte de las estructuras de las patronales industriales dependen de la negociación colectiva y, dentro de ella, de los convenios provinciales. Entre éstas, dos de las organizaciones más poderosas de CEOE, como la de la construcción y la del metal -Confemetal- que agrupa también a sectores como la electrónica y las telecomunicaciones.

El debate interno en la patronal coincide con el anuncio del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de hacer una reforma laboral, dentro de la cual debe ir la de la negociación colectiva.

De acuerdo con los datos de CEOE, el año que viene los empresarios y los sindicatos negociarán en 795 convenios provinciales. En 340 de ellos, habrá que hacer la negociación de todo el acuerdo, mientras que en 455 sólo será necesario revisar el salario, porque, en estos casos, el pacto fue cerrado en años anteriores, pero sus efectos económicos llegan hasta 2010. En total, según la patronal, los trabajadores cubiertos por este tipo de convenios, que son los más numerosos, son 4.824.553.

El propio presidente de la Comisión de Relaciones Laborales, Santiago Herrero, ha reconocido en reuniones internas que la supresión de los convenios provinciales “puede tensar las costuras en el tejido patronal de la CEOE”. Herrero tiene razón. Todo el mundo sabe en la organización empresarial que hay cientos de puestos de trabajo en las patronales autonómicas y provinciales relacionados con la negociación colectiva, así como varias asesorías laborales.

También es verdad que como comentan algunas de las fuentes empresariales consultadas por EXPANSIÓN, “España es pequeña y mediana empresa , y si apuramos el análisis, es más pequeña que mediana”. Es decir, que estas sociedades no tienen convenio propio y, en muchos casos, se limitan a aplicar el de la provincia. Y obviamente, si utilizan como referencia el del sector nacional, las condiciones salariales del País Vasco o Madrid, que son las comunidades autónomas con mayores retribuciones “no tienen nada que ver con las de Murcia “ que es la comunidad autónoma con salarios más bajos.

En cualquier caso, es un modelo de convenios al que Federico Durán, director del área de laboral de Garrigues, tacha de “franquista” y que, con relativa frecuencia, termina repercutiendo en un incremento salarial en cascada, siguiendo la cadena del convenio sectorial nacional, provincial, y en algunos casos autonómicos, para terminar en la empresa.

Descuelgue salarial

Por todas estas razones también, y por la propia situación de la empresa, de vez en cuando surge el debate sobre la posibilidad de que las compañías puedan descolgarse con mayor facilidad del acuerdo salarial del convenio, y sin necesidad de tener el acuerdo de los sindicatos.

Según la CEOE, la construcción, que está en una profunda crisis, y en el último año ha destruido 600.000 empleos, está firmando convenios con un incremento medio del 3,5%. Y esto ha provocado que, en algunas ocasiones, en los debates internos se haya reprochado estos incrementos a la Confederación Nacional de la Construcción.

“Antes de que nos hagan la reforma, la haremos nosotros y pactaremos un convenio nacional con los sindicatos”, señalan las fuentes de Confemetal consultadas por EXPANSIÓN.

Una manifestación contra los empresarios

Los sindicatos mantienen la convocatoria de una gran manifestación en Madrid para el próximo día 12 en contra, básicamente, de los empresarios. La razón es la decisión de las compañías de bloquear muchos convenios colectivos, ante la imposibilidad de cumplir con los acuerdos salariales pactados por la recesión. En este contexto, CEOE no puede pedir nada. Así, sólo se han resuelto tres de los 150 convenios bloqueados que había el pasado 18 de noviembre, cuando la patronal y los sindicatos firmaron una declaración de intenciones para resolver la situación.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.