Entre todas las personas en situación de desempleo actualmente, este artículo trata el caso concreto de los mandos intermedios: aquellos que han sido correa de transmisión entre directiva y empleados, reportando hacia arriba y gestionando hacia abajo.

Por todos es sabido la actual situación de crisis económica por la que el mundo está pasando desde finales del año 2007. En una situación como la actual, el mercado de trabajo se ve violentamente sacudido por una alta tasa de paro, precariedad laboral y destrucción de puestos de trabajo. En mitad de toda la vorágine de despidos, de EREs, de ajustes de plantilla, España se perfila como una economía que ha resultado ser mucho más endeble que sus colegas europeas. Con un mercado de trabajo que los expertos califican como excepcionalmente rígido, caracterizado por la dificultad de crear puestos de trabajo, de contratar de manera indefinida y de la carestía del despido, entre otros, la tasa de paro alcanzada en España se sitúa por encima de los cuatro millones de personas. Y entre toda esa cantidad de personas en situación de desempleo, me gustaría tratar el caso concreto de un perfil determinado: el denominado mando intermedio.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.