El Consell de Relacions Laborals plantea extender la jornada flexible. El pacto critica los horarios rígidos por fomentar el absentismo presencial y recomienda el establecimiento de la retribución variable por objetivos y una mayor flexibilidad horaria.

La nueva amenaza para la productividad de las empresas no son las bajas injustificadas de sus trabajadores, sino el absentismo presencial. La obsesión de las empresas por el cumplimiento de un horario provoca a menudo una caída del rendimiento de los empleados. Para luchar contra la nueva forma de absentismo, las patronales, los sindicatos y la Generalitat han firmado un acuerdo en el que recomiendan la retribución variable por objetivos como incentivo para mejorar la productividad y dar más flexibilidad en el horario.

La profunda crisis no ha sido un impedimento, sino más bien un impulso para el pacto firmado en el Consell de Relacions Laborals, un foro de diálogo social en el que están presentes las patronales Foment y Pimec, los sindicatos CCOO y UGT y el departamento de Treball. «Se pusieron de acuerdo muy rápidamente gracias a una sensibilización clara por el tema», explica Raquel Serrano, secretaria del consejo.

Una de las recomendaciones del documento a las empresas es la implantación de un sistema de retribución que «no sobredimensione el tiempo presencial en la empresa, sino el cumplimiento de objetivos» establecidos.

LAS VENTAJAS / La medida tiene ventajas tanto para el trabajador como para la empresa. Por una lado, el empleado pasará de un sistema rígido basado en una máquina de fichar al entrar y salir del trabajo a tener un horario más racional y disfrutar de un margen más amplio de autonomía. Para la compañía que se decida a cambiar un sistema vigente durante décadas, mejorará al productividad al evitar el absentismo.

El nuevo sistema de retribución variable se ha de concretar en la negociación colectiva y debe utilizar, según el pacto, «objetivos transparentes, equitativos y evaluables». Para Raquel Serrano, «evitar la cultura presencialista comporta dar más responsabilidad a los trabajadores».

Ese cambio cultural requiere, según los sindicatos y las patronales, cuidar detalles como «impulsar actitudes y un lenguaje que no fomenten el presencialismo y respeten el uso del tiempo personal». Los directivos y mandos intermedios han de dar ejemplo utilizando de forma racional su jornada laboral y evitando la convocatoria de reuniones o actos fuera del horario de trabajo.

Las recetas para flexibilizar los horarios incluyen la jornada continuada de forma permanente o intensiva durante una parte del año, más eficacia en las reuniones, la convocatoria de cursos de formación dentro de la jornada habitual y la limitación de las horas extras y su compensación con descansos.

COPIAR LO BUENO / Además, recomiendan extender las prácticas de las empresas más avanzadas en la materia: hora de entrada y salida flexible, permitir reducciones o adaptaciones de la jornada, extender el periodo clásico estival de las vacaciones incluyendo la posibilidad de cambios entre empresas e incrementar la utilización del teletrabajo. Los sindicatos y las patronales recomiendan a las empresas que aprovechen la posibilidad de pactar jornadas en función de las necesidades de producción o de actividad.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.