El grupo de moda estudia fórmulas para retener a la plantilla. En un principio, se aplicaría a todos los empleados. Es decir, desde la última dependienta hasta los directivos, que podrán participar de los futuros beneficios del grupo.

La firma de moda Mango estudia cómo dar entrada a sus casi 10.000 empleados en el capital de la compañía. Se trata de una idea que ronda por la cabeza del presidente y fundador, Isak Andic, desde hace tiempo y en la que ya ha puesto a trabajar a su equipo directivo para que en un plazo de dos años entre en funcionamiento.

De las 10.000 personas a las que da empleo la firma de moda catalana, unas 6.500 trabajan en el exterior y 3.500 en España. El 90% de la plantilla son mujeres y la media de edad no supera los 28 años. En un principio, se aplicaría a todos los empleados. Es decir, desde la última dependienta hasta los directivos, que podrán participar de los futuros beneficios del grupo. El objetivo es, en parte, retener a la plantilla y evitar la rotación, muy alta en el sector de la distribución textil.

De momento, Mango no ha contratado a ninguna consultoría externa para poner en marcha la iniciativa. No se ha definido la fórmula, pero "no serán ni participaciones ni tampoco acciones", aclaran en la textil. Una fórmula sería la de entregar derechos a los empleados anualmente en función de los resultados del grupo, como hacen la consultora Everis o el grupo de materiales de construcción francés Leroy Merlin, e incluso replicar el modelo Eroski, de carácter cooperativo. La fórmula está por decidir.

Como le gusta contar a Andic, "lo más importante es la gente que trabaja en la empresa, la que hace el día a día". Es conocida la implicación del propio Andic en la gestión de los recursos humanos: periódicamente se reúne con empleados (en unas reuniones que ha bautizado como Buenos días, presidente)escogidos al azar para pulsar la marcha de la compañía. En ese contexto, una de sus recientes prioridades es la de "reforzar la política de recursos humanos".

Mango está dirigida por un comité ejecutivo formado por ocho personas. Salvo el propio Andic y su director general, Enric Casi, los seis restantes son personas que se han formado en la casa. "Cada día comemos juntos, a las 14 horas. Es una manera de trabajar y de conocernos más en profundidad. Cada uno de ellos reporta sobre su área de interés", señala.

Lo mismo se puede decir del consejo de administración. Está formado por el propio Andic y su hermano, Nahman, que siempre ha permanecido en un segundo plano. El resto del consejo son ejecutivos, y su incorporación a este órgano tiene que ver con la voluntad de Andic de implicarlos en la gestión.

El pasado viernes, ante un nutrido auditorio convocado por PWC y La Vanguardia en Barcelona, Isak Andic reiteró que no piensa sacar la compañía a bolsa. Andic también rechazó la posibilidad de que fondos de capital riesgo entren en el accionariado del gigante de la moda. Es decir, tanto el salto al mercado bursátil como la opción de dar entrada a socios financieros están descartadas en la mesa de patronaje del grupo de distribución textil.

El viernes Andic se manifestó también sobre la sucesión, un tema sobre el que hasta ahora siempre se había guardado silencio. Andic tiene tres hijos: Johny, de 29 años; Judith, de 28 años, y Sara, de 13. "Yo siempre he dicho que lo que es bueno para la empresa lo es para la familia, pero no a la inversa. Y lo que hay que hacer es tomar las decisiones que benefician a la empresa". La posibilidad de que alguno de sus hijos le pueda suceder en Mango "dependerá de ellos", según sus propias palabras. "De su disposición a trabajar y las ganas que le pongan. Pueden ser simples empleados, ejecutivos o incorporarse como socios. Eso lo decidirán ellos".

El grupo contará con 1.800 tiendas y unas ventas consolidadas de 1.270 millones a finales del año 2010 y se ha propuesto como objetivo duplicar la facturación en cuatro años, para ser en el futuro una de las tres mayores empresas textiles del mundo. Apunta a China como su mercado para crecer en los próximos cuatro años: tiene previsto abrir 250 tiendas al año, aunque estudia reducir su fabricación en China (que actualmente representa el 50%) por el aumento de los precios.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.