Tomando como base los principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, los indicadores del Global Reporting Iniciative (GRI) y las directrices del GESI, Telefónica impulsará un nuevo modelo para elaborar memorias de RSC.

Ser más transparente para incrementar nuestro valor en los mercados". Ése es el principal objetivo que ha movido a Telefónica a liderar la creación de un nuevo modelo de reporte para las memorias de responsabilidad social corporativa.

El nuevo método de informe que plantea la operadora ya ha sido presentado en diversos foros, como Naciones Unidas, el Global Reporting Iniciative (GRI) o la Unión Europea. El documento se ha estructurado en tres niveles, de forma que el primer bloque pueda ser común y por tanto comparable, para todas las organizaciones, sean del sector que sean y para todos los países. El segundo se pretende sea sectorial y el tercero, adaptado a la realidad local de cada empresa. "La idea es que en todo el mundo y todas las empresas tengan un primer capítulo de su memoria de responsabilidad corporativa que tenga un mismo esquema y que por tanto facilite la comparación", explica el director de Reputación Corporativa, Identidad y Medio Ambiente de Telefónica, Alberto Andreu.

Los requisitos de información se basan en buena parte en los principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas y en los criterios del GRI. Según el directivo de la compañía, el modelo de reporting de RSC estará enfocado a brindar una información de calidad y transparente a nivel global e intersectorial, sectorial y local.

El segundo bloque del nuevo documento para elaborar memorias de responsabilidad corporativa, que Telefónica ya aplicará a la suya este mismo ejercicio, tiene un componente más sectorial. De hecho, se ha realizado siguiendo las directrices aportadas por la Global Sustainability Initiative (GESI), una organización internacional que engloba a las principales empresas de tecnología de la información.

De esta forma, este capítulo de la memoria de RSC de Telefónica, que contendrá información especialmente relevante para el sector TIC, podrá ser comparable con la que presenten los competidores de la compañía que preside César Alierta. "Estamos tratando de implicar a todos los actores posibles en este cambio porque lo que hemos detectado desde hace ya un tiempo es que existe una demanda de los diferentes grupos de interés e incluso de los reguladores para que exista una comparabilidad de la información que contienen los informes de responsabilidad corporativa", apunta Alberto Andreu.

Más transparencia

El directivo de Telefónica añade en este sentido que la situación actual en la que cada empresa decidía si reportar o no y cómo hacerlo, "tiene los días contados, porque no hay comparabilidad. Y al final lo que estamos haciendo es fomentar la transparencia".

El nuevo modelo de reporte de las políticas de responsabilidad corporativa también contempla los criterios exigidos por el Dow Jones Sustainability Index (DJSI). El índice, que valora aspectos sociales y laborales (40,6%), económicos (41,6%) y ambientales (17,8%) será, junto a las directrices del GESI, en el que se base el segundo bloque del nuevo sistema de memoria de RSC que propone la teleco.

Por último, el documento con la memoria de RSC tendrá un tercer capítulo, que será específicamente local, de forma que por ejemplo, en el caso de una multinacional como Telefónica, se podrá adaptar la información a cada uno de sus mercados.

Alberto Andreu señaló durante la presentación de la iniciativa que la memoria continuará ofreciendo información acerca de los progresos obtenidos y en el caso de que no se haya alcanzado un objetivo se explicarán las causas y, en su caso, el porcentaje de cumplimiento.


Adelantarse a la norma

El director de Reputación Corporativa, Identidad y Medio Ambiente de Telefónica, Alberto Andreu, asegura que tanto las empresas como la Unión Europea deben tomar la iniciativa para evitar que finalmente sean las leyes, como sucedió con la Sarbanes-Oxley estadounidense, las que regulen cómo debe comunicarse la RSC al mercado. Andreu recordó que Dinamarca acaba de adoptar una norma que supondrá que más de mil grandes empresas estén obligadas a incluir información sobre RSC en sus informes anuales. Se trata de información sobre las guías o estándares utilizados por la compañía, sobre cómo han puesto en práctica sus políticas de RSC y cómo comunican el impacto de sus programas. Además, Francia, Suecia y Reino Unido han aprobado legislaciones similares desde 2007. Mientras, la CE ha creado cinco grupos de trabajo sobre sostenibilidad, uno de ellos para fomentar la transparencia de la información relacionada con la RSC.


Inversores

Durante el verano, más de 80 grupos de inversores remitieron una carta a la SEC exigiendo la obligatoriedad de que las empresas cotizadas publiquen un informe sobre sus políticas de responsabilidad. Telefónica cree que este movimiento es imparable.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.