Entrevista de El Periódico a Mar Serna, Consellera de Treball: "¿Por qué hay que bonificar las cuotas de la Seguridad Social a todos? Hay que bonificar a los que se formen y a las empresas que complementan la prestación."

Cuando José Montilla nombró a Mar Serna como consellera de Treball en diciembre del 2006, no podía imaginar esta crisis. Los 247.100 desempleados que había en el último trimestre del 2006 en Catalunya se han multiplicado hasta 607.200 en el verano pasado. Su formación como inspectora de Trabajo y juez de lo social le aporta rigor y firmeza para afrontar el temporal que sufre el mercado laboral. Una de sus batallas consiste en convencer al ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, de la necesidad de modernizar las políticas activas de empleo. A pesar de la crisis, advierte de que su departamento seguirá publicando la lista de empresas con sanciones muy graves por riesgos laborales. «No se puede tolerar la relajación en ese terreno», asegura.

Los últimos datos de paro muestran que el paro en Catalunya subió más que la media española en el 2009. ¿A qué lo atribuye?

Catalunya tiene más personas en paro porque su población activa es también mayor. La tendencia ha mejorado desde octubre. Hay que tener en cuenta que el sector de la automoción, la industria y sus servicios golpearon con fuerza en Catalunya hace unos meses y la situación ahora mejora. Es el problema y también la oportunidad.

Los próximos meses pueden ser complicados porque todavía no estarán listos los planes de contratacion pública.

Los planes de formación estarán en marcha muy pronto. Confío en que la destrucción de empleo no sea tan intensa, aunque la recuperación tardará con independencia de los planes públicos del Gobierno central y la Generalitat. En el primer trimestre ya funcionarán los planes de empleo locales.

¿Cuánto durarán los contratos que harán los ayuntamientos y a cuántos parados beneficiarán?

No se trata de ocupar a la gente en cualquier cosa, sino en actividades que pueden generar empleo. Los contratos serán de seis meses con una jornada del 70% y el resto dedicado a formación. Calculamos que habrá al menos 25.000 beneficiarios, pero daremos prioridad a los que estén a punto de agotar las prestaciones de desempleo o que no tengan ingresos, a los jóvenes y a las personas con baja cualificación.

¿Cómo explica que no haya funcionado la prueba en Seat de que los afectados por el ERE temporal acepten formarse voluntariamente?

Hace falta conciencia de la importancia de la formación por parte de los trabajadores y las empresas. La formación es la mejor inversión, invertir en uno mismo, algo que nadie te puede quitar. Además hacen falta mecanismos incentivadores no solo económicos. Por ejemplo, ¿por qué hay que bonificar las cuotas de la Seguridad Social a todos? Hay que bonificar a los que se formen y a las empresas que complementan la prestación. Es igual que los parados, para los que siempre he defendido que los que se forman tienen que cobrar más que los que se quedan en casa. En Toyota hay un caso ejemplificador. Mientras una fábrica acordó suspender los contratos, otra redujo la jornada complementada con formación. Los trabajadores que estaban en suspensión temporal se quejaron porque creían que la otra fábrica tendría más posibilidades de futuro. Si queremos un cambio de modelo productivo y no damos importancia a la formación, perdemos una partida que hay que ganar. Además hay que buscar mecanismos conjuntos para facilitar la formación a afectados por ERE en empresas pequeñas y medianas, para los que se puso en marcha un programa en el sector del automóvil que ha llegado a más del 70% de los trabajadores previstos. Invertimos cuatro millones y más de 7.000 personas se han formado.

¿Ve posibilidades de aplicar aquí el modelo alemán de reducción de jornada como alternativa al despido?

Aquí ya es viable, pero ahora en España computa hasta un máximo de 120 días de contador a cero de la prestación de desempleo. La experiencia demuestra que copiar de forma automática un sistema no es bueno. Hay que adaptarlo a las características del tejido productivo. En Alemania tienen claro que si el paro no ha subido tanto es porque las empresas tienen que conservar a sus trabajadores porque les resultará difícil encontrarlos cuando la situación mejore. Hace un año y medio, esta medida no hubiera servido en España porque las empresas se desprendieron de sus trabajadores temporales, con una tasa mucho más elevada que en Alemania. Ahora sí puede servir con trabajadores estables en sectores como el automóvil.

Pero la clave es que la prestación no cuente como desempleo.

En una situación extraordinaria hay que buscar medidas extraordinarias y que la nueva prestación no vaya a cuenta de la prestación de paro sino que se pague con impuestos. A diferencia de Alemania, creo que no haría falta un control administrativo previo, sino con posterioridad para agilizar la medida.

El pacto de 30 medidas anticrisis en Catalunya contrasta con el estancamiento de la negociación en Madrid. ¿Qué espera de ella?

Nosotros hemos comenzado a poner en marcha las medidas, desde la formación, la nueva ayuda a autónomos y los planes locales de empleo. El peligro ahora es que, si la situación empieza a mejorar, vuelva a aumentar la contratación temporal y caigamos en el mismo problema que hemos tenido en anteriores crisis. Una posibilidad es que los trabajadores y las empresas pacten en la negociación colectiva poner límites a la temporalidad.

Pero probablemente las empresas pedirán a cambio disponer de más flexibilidad.

Es otro de los temas a negociar, ya que cualquier reforma en ese campo ha de venir del acuerdo para que sea efectiva. Hay que negociar horarios más flexibles tanto para empleados como empresas.

¿La rebaja del despido sería útil para salir de la recesión?

El problema del mercado laboral es poliédrico y en el despido hay que tener en cuenta la indemnización y también la facilidad de la empresa para llevarlo a cabo. En España el despido es libre y rápido, a diferencia de otros países en los que es más barato pero también más complicado despedir a los trabajadores porque las empresas requieren en algunos casos de autorización previa.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.