Un hospital canadiense emplea a 200 personas gracias a un vídeo colgado en Internet. La moda de realizar videos lip dub donde empleados simulan estar cantando una canción más o menos conocida se está utilizando en múltiples campañas corporativas.

En inglés lo llaman lip dub porque combina el lip synch, o sea, la sincronización del movimiento de los labios, con el audio dubbing, o sea, con el audio de otra fuente. En palabras llanas, se trata básicamente de hacer un vídeo simulando interpretar una canción, más o menos conocida, con o sin adaptación de la letra. Y está de moda. Para todo tipo de campañas.

Lo utilizaron Jill y Kevin para su boda, que figura entre los vídeos más vistos de YouTube en el 2009 (33 millones de visitas). Además, volvió a colocar en las listas de éxitos al entonces novio maltratador de Rihanna, Chris Brown, y, de paso, permitió a la pareja casamentera embolsarse un buen puñado de dólares por la campaña contra la violencia de género que montaron.

Lo repitieron las juventudes de la UMP, actualmente en el poder en Francia, que invitaban a la gente a "cambiar el mundo", lo que hizo correr ríos de tinta en los medios galos. "El peor riesgo es no asumir ningún riesgo", se defendían en el mismo vídeo.

También se dejó tentar por la fórmula la compañía Vueling, para su felicitación de Navidad, copiada, según se reseñaba en la blogosfera, de una iniciativa de los alumnos de comunicación de la Universidad de Quebec en Montreal (Canadá), grabada al ritmo de una canción de los Black Eye Peas el 10 de setiembre, en poco más de dos horas.

Alumnos que, a su vez, si uno se atiene a las fechas, se inspiraron en el vídeo realizado en junio 2009 por el hospital Sacré Coeur de Montreal con una canción que se hizo famosa durante la Exposición Universal celebrada en la ciudad canadiense en 1967, y publicado en Internet en septiembre para atraer a personal joven y cualificado.

En este caso también funcionó. De hecho, según declaró hace unos días el director general del hospital, Michel Larivière, en pocas semanas, el centro recibió unos 2.600 currículums, de los que salieron cerca de 200 contratos. "Muchos más que en años anteriores", según declaró a la Agencia France Presse (AFP) el director de Recursos Humanos del hospital, Daniel Dubé.

Según parece, la iniciativa también tenía que servir para retener al personal existente y motivarlo para sentirse identificado con el proyecto hospitalario, aunque en este caso no han transcendido los resultados obtenidos. Sea como sea, cantar y bailar, o simularlo, parece rentable.

Acceso a campaña Vueling Together: http://www.vuelingtogether.com

Acceso a vídeo del Hospital Sacré-Coeur en Montreal: http://www.youtube.com/watch?v=9E90OI6hdyQ

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.