Algunas compañías apuestan por la creación de una historia corporativa con la colaboración de los empleados y de las nuevas tecnologías. Financial Times da ejemplos de un método que puede ayudar a construir la marca y a capturar conocimiento.

Cuando David Booth, Director General de la compañía de inversiones estadounidense Dimensional Fund Advisors, buscaba formas de que los nuevos empleados se sintieran parte de la organización que había cofundado en 1981, pensó en crear una historia de la empresa.

Así reunió a los miembros del equipo original y los puso a hablar frente a una cámara de sus primeros recuerdos sobre los productos pioneros de inversión de la compañía.

“La palabra escrita está muy bien,” afirma Mr. Booth. “Pero ver y escuchar a las personas te hace sentir una conexión personal.”

Algunas empresas siempre han animado a sus empleados a contribuir con sus recuerdos a las revistas de comunicación interna. Pero, ahora con la digitalización, las palabras de las personas y la emoción de sus recuerdos se pueden filmar en película, descargarlas en la web de la empresa o convertirlas en videos para regalarlas a los clientes. Desde una perspectiva de comunicación, dicen los entusiastas, la combinación de tecnología y de narración de la historia (storytelling) crea todo tipo de posibilidades para que las organizaciones den vida imaginativamente a sus marcas así como para transferir el conocimiento y las habilidades de una generación de empleados a la siguiente. Volviendo a contar los recuerdos de los veteranos, las empresas esperan construir culturas más fuertes y prósperas.

Bruce Weindruch, Fundador y Director General de The History Factory y que gestionó las entrevistas en Dimensional Fund Advisors, se ha ganado la vida redactando historias que celebran aniversarios corporativos. No obstante, está seguro de que algún día pronto las nuevas tecnologías de emisión sustituirán por completo a la palabra impresa. La mayoría de los libros que produce actualmente The History Factory incluyen un DVD que contiene las entrevistas completas. En el futuro prevé que muchas organizaciones querrán solamente las versiones orales “o un libro digital con enlaces sobre los que los lectores puedan hacer un simple clic para ver la entrevista completa”.

La historia que el personal de primera línea cuenta es poco probable que coincida con la versión oficial de los acontecimientos que se cuentan en informes anuales, actas de reuniones o documentos estratégicos producidos desde arriba.

National Life Stories, una fundación independiente dentro del Archivo Sonoro de la British Library, está recopilando una historia oral de la antigua entidad financiera británica Barings Bank, con la ayuda de exempleados que trabajaron en Barings desde los años 50 hasta 1995, cuando dicha entidad quebró.

Su Director Robert Perks afirma que estudiar las organizaciones a través del prisma de la experiencia personal da a los historiadores orales un rastro interno sobre las subculturas que permanecen escondidas dentro de las jerarquías formales. “Lo que nos facilitan estas biografías es lo que realmente estaba sucediendo entre bastidores; qué conversaciones se estaban teniendo y qué reflexiones se hacían posteriormente sobre los acontecimientos.”

Espera que las entrevistas en Barings que abarcan el espectro entero del banco, desde miembros de la propia familia Baring hasta comerciales o personal administrativo, arrojen luz sobre algunas de las tensiones culturales que existieron dentro de la organización y que, en última instancia, quizá contribuyeran a su quiebra.

Escuchar los recuerdos de las personas puede revelar detalles que un documento oficial haya silenciado. Entrevistar a las esposas de directivos del banco HSBC para una historia corporativa en el sudeste asiático, sacó a la luz el hecho de que el banco había empleado a mujeres en sus oficinas de Shanghai y Hong Kong ya desde los años 20. “Era algo que no se había registrado en nuestros recursos documentales y que no recordábamos,” afirma la archivera del HSBC de la zona Asia-Pacífico Helen Swinnerton.

Pero, ¿pueden estar seguras las empresas de que las recopilaciones de recuerdos de lo que sucedió reflejan la realidad?

David Kirsch, Profesor auxiliar de Empresariales y Estrategia en la Maryland University, afirma que la historia oral sufre de “la parcialidad inevitable asociada con la mente humana”. Dicha debilidad incluye la memoria selectiva y la tendencia de los directivos a atribuirse los méritos de los proyectos que funcionaron bien, mientras que quitan importancia a su participación en otros eventos no tan exitosos. La otra cara de la moneda, afirma el Profesor Kirsch, es que las narraciones personales permiten a las personas “hacer conexiones que nunca habrían hecho mediante un análisis”.

Algunos entrevistadores afirman que los jubilados y los empleados que están bajando el ritmo por su pronta jubilación, puede ser más sinceros que otros compañeros más jóvenes y centrados en su carrera que acatan las órdenes del grupo. Durante las semanas anteriores a su último mes de trabajo antes de jubilarse, Helen Fraser, Directora en Reino Unido de Penguin Books (editorial perteneciente a Pearson, el grupo matriz del Financial Times), entrevistó a exempleados para hacer un video que Penguin publicará este año para celebrar su 75 aniversario. Entre los chismes que desenterró había una versión fiable de cómo las disputas sindicales paralizaron Penguin en los años 70 y un recuerdo “ligeramente escalofriante” de cómo Allen Lane, el reverenciado fundador de la compañía, invitó a cenar a su modernizador segundo de abordo Tony Godwin para despedirle. Fraser explica que el entrevistado se acordaba de que “Godwin estaba muy nervioso por tener una cena con su jefe”. Pero luego, bajando la voz y con tono conspirativo añadió: “Pero yo sabía lo que le iba a pasar.”

Aunque la mayoría de las organizaciones ven la historia oral como un método de construcción de la marca, una minoría está sinceramente entusiasmada por aprender de la experiencia. En BT, el grupo de telecomunicaciones británico, David Hay, Jefe de Patrimonio, anima a los recién licenciados y a los aprendices a grabar entrevistas con miembros de la alta dirección. Desde una perspectiva corporativa, afirma Hay, dichas entrevistas captan el conocimiento y las habilidades antes de que abandonen la organización. “Para los recién titulados y los aprendices, es una oportunidad para aprender habilidades en networking y gestión de carrera.”

En el sector bancario, los historiadores orales ya se preparan para capturar las reflexiones sobre el reciente cataclismo financiero. La archivera del grupo Barclays, Maria Sienkiewicz, tiene planes para una larga entrevista de despedida con John Varley, el Director General de la entidad, cuando deje Barclays o se jubile. Pero confía en que no se marche de manera inminente. “Creo que sería muy difícil entrevistar ahora a alguien sobre la situación porque los acontecimientos son muy recientes. No sé si lograría la historia entera. Es necesario que haya un poco de perspectiva histórica.”

No todas las organizaciones consideran que los recuerdos necesitan tiempo para madurar. The History Factory tiene clientes del sector tecnológico que tratan los acontecimientos actuales como historia mientras ésta sucede.

Weindruch cita a una organización que sobrevivió a un intento hostil de absorción. En cuanto se acabó dicha crisis, invitó a The History Factory a entrevistar a los directivos que habían luchado contra el intento de compra. En otras ocasiones, han llamado a The History Factory para que sus historiadores se integren en equipos que están desarrollando nuevos productos de manera que pueda captarse el dramatismo de los momentos en que se logran grandes avances. Weindruch tiene un nombre para el fenómeno: “Historia en tiempo real”. Es un método para solucionar el problema de averiguar si lo recopìlado sobre lo acontecido refleja la realidad.


¿Decir la verdad?

Cómo crear una historia organizativa oral fiable:

Triangular
Las versiones orales de la historia organizativa son susceptibles de ser poco fidedignas, pero los documentos oficiales a menudo pintan un cuadro idealizado. “Investiga cruzando recursos,” aconseja David Kirsch.

Entrevistar a personal de todos los niveles
“La alta dirección a veces estructura sus recuerdos para justificar una postura particular,” afirma el Director de National Life Stories, Robert Perks. “Las personas pertenecientes a estratos jerárquicos inferiores tienen menos que ganar por mantener un guión establecido.”

Utilizar voluntarios
John Lewis Partnership, una empresa de retail británica, patrocina un programa de historia oral iniciado por el personal jubilado de su tienda de Cambridge. A cambio de un PC y de una grabadora digital, afirma su archivera Judy Faraday, John Lewis logra la “versión humana” de su historia.

Tener paciencia
Quizá debas esperar encontrarte con comentarios controvertidos. Ahí donde pudieran ser difamatorios, podría implicar la vida entera de las partes afectadas. Pero el Profesor Perks concluye: “Si creamos un archivo que simplemente replique los recursos impresos, habremos fracasado.”

Acceso a la noticia: http://www.ft.com/cms/s/0/c4111d0e-fed9-11de-a677-00144feab49a.html?nclick_check=1

Acceso a The History Factory: http://www.historyfactory.com

Acceso a National Life Stories: http://www.bl.uk/reshelp/findhelprestype/sound/ohist/ohnls/nationallifestories.html

* Clegg, Alicia. “The corporate memory-makers”. Financial Times, 11/01/2010. (Artículo consultado on line: 13/01/2010)

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.