Entrevista de El Periódico a Maravillas Rojo, Secretaria de Empleo: "La coordinación de las políticas de empleo en Europa tienen que ser mucho más fuerte. Tenemos el compromiso de potenciar el empleo de los jóvenes y trabajar para salir de la crisis."

Es una veterana en lidiar con el paro en el Inem, Barcelona Activa y el Ministerio de Trabajo. Ha ‘cocinado’ el consejo de ministros de Trabajo que acaba hoy en Barcelona.

La inmensa sala del plenario del consejo de ministros en el palacio de congresos de la Diagonal de Barcelona era, en las horas previas a la reunión, un hervidero de personal de protocolo. «¿Dónde me siento yo?», fue la pregunta de Maravillas Rojo (Barcelona, 1950). Su lugar en aquel pequeño parlamento está en la presidencia, donde ha ayudado al ministro Celestino Corbacho a gestionar la retahíla de intervenciones de tres minutos de los responsables de empleo de la UE.

Con tantos países en la UE, ¿es complicado organizar este consejo de ministros de Trabajo?

Son 33 países y 46 delegaciones. No solo es complicado, es la expresión de la complejidad de Europa.

¿Cómo se maneja un debate tan de fondo como el futuro del mercado de trabajo con visiones tan dispares?

Necesita mucha preparación anterior y la capacidad de síntesis de las propuestas. Esta reunión está preparada a partir de la convocatoria que la Comisión inició en noviembre sobre cómo salir de la crisis y las políticas más eficaces y cómo lograr que haya más personas con la cualificación más adecuada para los nuevos empleos. En España se organizó un taller con 20 expertos.

Aunque está bien acoger un consejo informal de ministros de Trabajo, ¿no es una lástima que no se decida en Barcelona la nueva estrategia de empleo y que la ciudad le dé nombre y tome el relevo de Lisboa?

Los consejos formales se celebran donde ha decidido la Comisión y la Unión Europea, es decir, Bruselas y Luxemburgo. En esta ocasión, la UE ha decidido que la nueva estrategia de empleo no tendrá ningún nombre de ciudad. Estamos en Barcelona poniendo las bases de la política de empleo europea de los próximos 10 años. Sin duda, Barcelona estaba, está y seguirá estando en el mapa de las políticas de empleo.

¿Algún participante en el consejo ha cuestionado la legitimidad de España para hablar de este asunto por los malos datos de paro?

Existen opiniones diversas sobre las distintas presidencias europeas y también de la española. Pero España tiene una profunda vocación europeísta, no solo el Gobierno, sino el conjunto de la ciudadanía. España ha destinado el 5% del PIB a medidas del Plan E para luchar contra la crisis y ha hecho una apuesta por mantener la protección social, con cerca de 31.000 millones de euros en el 2010. Esa ha sido nuestra aportación a la reunión.

Como veterana en políticas activas y pasivas de empleo, ¿con qué ánimo ha llegado España a este consejo: para explicar su experiencia o para escuchar la de otros países, como los nórdicos?

España está convencida de que la coordinación de las políticas de empleo en Europa tienen que ser mucho más fuerte y amplia. Tenemos el compromiso firme de potenciar el empleo de los jóvenes y trabajar para salir de la crisis, sabiendo que no es solo la recuperación financiera y económica. Saldremos de la crisis cuando recuperemos los niveles de empleo necesarios.

¿Cómo se logra ese reciclaje de la mano de obra del que hablaba, se quedará alguien al margen?

Hoy Europa debe ser consciente de que necesitamos muchas más personas que dispongan de las competencias y las capacidades profesionales adecuadas. Es imprescindible para construir un nuevo modelo productivo. El hecho de que la formación sea muy amplia es una garantía de las transiciones entre empleos. Por tanto, necesitamos identificar cuáles son los nuevos puestos de trabajo y las transformaciones necesarias para formar adecuadamente a las personas, y esto será el auténtico motor del crecimiento.

A una persona que ha perdido el trabajo en esta crisis, todo eso le puede sonar a ciencia ficción. Lo que quiere es volver a trabajar.

Lamentablemente hay muchas personas en paro y saben que cuanto más tiempo estén en paro, sufrirá un mayor deterioro de sus capacidades profesionales y, por lo tanto, que se incorpore en un proceso de formación útil para mejorar su situación es uno de los mejores instrumentos para acceder al empleo.

¿En políticas activas de empleo está todo inventado o hay que poner más imaginación?

La imaginación es imprescindible y, especialmente, en cómo utilizar las políticas activas para que una persona en desempleo pueda mejorar su situación. Cuando hablamos de políticas activas es preciso que pensemos que una persona esté bien orientada e identifique cómo acceder a un empleo es un buen comienzo. Le llevará a complementar su formación y aprendizajes, y en esto hay mucho por innovar, porque no son necesariamente en un aula y en grupo. Todas las personas tienen que incorporar la cultura digital para cualquier trabajo.

¿Encontrar un trabajo también depende de la actitud?

La actitud es lo que permite la proactividad. Hace muchos años que constatamos que para encontrar trabajo hay que saber buscarlo, y una cuestión fundamental es tener la disponibilidad necesaria para cambiar lo que haga falta, aprender o modificar hábitos profesionales.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.