La plantilla de Seat ratifica el principio de acuerdo para la readmisión de parte de los cerca de 300 trabajadores indirectos despedidos por supuesto "bajo rendimiento", siempre que se formen y superen una prueba de acceso.

En la asamblea, que se ha celebrado en un ambiente de palpable malestar, han participado un total de 93 afectados, todos ellos no vinculados a la producción, de los que 65 han votado a favor del preacuerdo (un 70% del total), 23 en contra (24,7%) y cinco se han abstenido (5,3%), según ha explicado a Efe el presidente del comité de empresa, Matías Carnero (UGT).

Este acuerdo permite poner fin al conflicto laboral que se ha vivido en Seat en la última semana a raíz de la decisión del presidente de la compañía, James Muir, de despedir a 330 trabajadores por "bajo rendimiento" y de manera selectiva, eludiendo presentar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

En protesta por esta medida, la plantilla paralizó espontáneamente la pasada semana la actividad de las plantas de Martorell y Zona Franca y anunció una huelga de veinticuatro horas para hoy, que finalmente ha quedado desconvocada.

CC OO y UGT también retirarán la denuncia conjunta que interpusieron la pasada semana ante el Departamento de Trabajo al estimar que el recorte de plantilla vulneraba el derecho a la libertad sindical y el de negociación colectiva.

Consenso e indignación

Carnero ha cualificado el acuerdo ratificado por la plantilla de "positivo" e "histórico", ya que cuenta con el apoyo de los tres sindicatos presentes en el comité, UGT, CC OO y CGT, y ha asegurado que con él se "reconduce" la situación en la compañía, que desde hoy opera con "total normalidad".

El presidente del comité ha reconocido, en cualquier caso, que en la asamblea los afectados por este polémico plan de despidos "han expresado su indignación por no entender por qué se les acusa de bajo rendimiento".

El acuerdo alcanzado entre empresa y sindicatos contempla la readmisión inmediata de los 20 trabajadores que aún no han firmado la carta de despido, mientras que el resto abandonará la compañía a través de prejubilaciones y bajas incentivadas.

No obstante, los afectados por bajas voluntarias podrán decidir si abandonan la empresa con una indemnización de 60 días por año trabajado o si bien aceptan una indemnización de 20 días, con la opción de regresar a Seat en 2011.

Los empleados que se decanten por esta última opción sólo podrán volver a la compañía tras haberse formado y superado una prueba de acceso.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.