Eduard Redondo, Consultor de El SEDA, explica su experiencia en la división de Artes Gráficas de una multinacional, donde implementó un sistema de trabajo flexible para adecuar el potencial de producción a las necesidades de cada momento.

Extracto del contenido:

“Hay que salir a pescar cuando los peces pasan por delante del puerto, no de lunes a viernes de 8 a 17 horas”.

Durante varios años he formado parte de una importante multinacional en su división de Artes Gráficas, primero como Director de Gestión de Personas en varias de sus empresas y posteriormente como Director General de RR.HH. de todas sus imprentas en España y Portugal (más de 2.000 personas en cinco imprentas).

En una imprenta la necesidad de trabajar con una producción flexible es muy clara: la revista que tú compras en febrero tiene muchas menos páginas que la misma del mes de diciembre (debido a la publicidad añadida). Además, existen publicaciones semanales, mensuales y trimestrales, que salen en distintos días de la semana; hay que contar con las épocas de mayor publicidad y con los acontecimientos extraordinarios que aumentan mucho la tirada de un número (una boda o una defunción significativa).

Mi incorporación al Grupo coincidió con la creación de una gran imprenta. Para solucionar la problemática anterior, diseñé un sistema de calendario basado en tres turnos. Cada turno tenía más personas de las necesarias en cada función, lo que permitía poder ajustar día a día las personas presentes con las necesarias en los distintos puestos de los trenes de impresión y encuadernación. Se confeccionaba un calendario específico para cada persona y el puzzle permitía el ajuste de las personas presentes a las necesarias, cada día del año.

...

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.