En la fase en que cada una de las partes está mostrando sus propuestas de máximos, la CEOE ha puesto sobre la mesa la idea de implantar un nuevo contrato de inserción para jóvenes, con bajo salario, sin protección por desempleo ni derecho a indemnización.

Las reuniones entre Gobierno, patronal y sindicatos para pactar medidas de reforma laboral avanzan de forma discreta, al ritmo de dos encuentros por semana. Por el momento, aún se está en la fase en que cada una de las partes está mostrando sus propuestas de máximos. Así, provocando el disgusto de sindicatos y Gobierno, la patronal CEOE ha puesto sobre la mesa la idea de implantar un nuevo contrato de inserción para jóvenes, con bajo salario, sin protección por desempleo ni derecho a indemnización.

El director de relaciones laborales de CEOE, José de la Cavada, explicó ayer que se trata de un contrato como el ya adoptado en Francia, donde ha servido para emplear a un millón de jóvenes. Se trataría de un contrato de seis meses, ampliable a un año, para jóvenes de menos de 30 años, con un sueldo equivalente al salario mínimo interprofesional (SMI) –«en el mejor de los casos», según De la Cavada–, sin protección por desempleo y sin cotizaciones a la Seguridad Social. Para el 2010, el SMI es de 633 euros al mes.

Es una fórmula «para evitar que los jóvenes parados estén en el calle», explicó De la Cavada en los pasillos del Congreso de los Diputados, tras comparecer en la Comisión de Trabajo que estudia el sistema de bonificaciones a la contratación.

«En algunos ordenadores de este país hay cuatro millones de jóvenes sin empleo, dispuestos a entrar en el mercado laboral», remachó el negociador de la patronal. Según destacó, este modelo de contrato ha sido avalado por los principales sindicatos franceses, salvo la CGT.

CONTRATO ANTICRISIS / Junto a esta idea, la CEOE también ha puesto sobre la mesa de la negociación tripartita su propuesta de crear un nuevo contrato laboral de carácter indefinido, también para jóvenes desempleados de hasta 30 años, con una indemnización por despido variable en función de la antigüedad, con un máximo de 20 o 22 días (frente a los 45 días de indemnización por despido disciplinario en un contrato ordinario). En este caso, se trata de un contrato «con plenos derechos y obligaciones», dijo De la Cavada.

El representante de la CEOE admitió que ninguna de las dos propuestas ha tenido «mucho éxito» en las conversaciones con Gobierno y sindicatos. En todo caso, señaló que si se apostara por este sistema, la CEOE sería «generosa» en la interpretación de las condiciones de estos contratos.

Junto a estas propuestas, la CEOE defiende la reforma de los procedimientos administrativos y judiciales ligados al despido . «No nos parece lógico que la indemnización legal de 20 días por año con el límite de 12 meses, que toca al despido colectivo económico, derive en costes dos o tres veces superiores por los procedimientos administrativos que tenemos», explicó De la Cavada.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.