Alemania sigue envuelta en el debate de la ampliación de la jornada de trabajo para mejorar la competitividad de sus empresas. La patronal alemana plantea renunciar a una de las seis semanas de vacaciones pagadas entre otras medidas.

Alemania sigue envuelta en el debate de la ampliación de la jornada de trabajo para mejorar la competitividad de sus empresas y evitar nuevos movimientos de deslocalización hacia economías con coste laboral más modesto. Ayer la patronal germana planteó a los trabajadores, por boca de su presidente, que renunciasen a una de sus seis semanas de vacaciones pagadas. El presidente del prestigioso instituto IFO propuso también ampliar la jornada semanal hasta 42 horas sin compensación salarial.

El presidente de la Federación de la Industria Alemana (BDI), Michael Rogowski, incendió ayer definitivamente el debate sobre la competitividad y la jornada laboral abierto en el país en las últimas semanas, con una nueva propuesta: recortar en una semana las vacaciones laborales pagadas en favor de la reactivación económica del país.

'No es pedir demasiado a los alemanes que en lugar de seis tengan cinco semanas de vacaciones pagadas ', argumenta Rogowski, en declaraciones que publicó ayer el diario Neue Osnabrücker Zeitung.

Según el representante de la industria, Alemania es 'líder mundial ' en cuanto a vacaciones laborales, con 42 días por año. Esta situación provoca problemas en muchas empresas, que tienen dificultades para cubrir los puestos de trabajo y para compaginar las vacaciones de sus empleados.

Rogowski argumenta, además, que los costes laborales en Alemania son 'más altos que en ninguna otra parte ' y que, encima, se tiene derecho a más días de vacaciones que en otros países.

Las declaraciones de Rogowski coinciden con las propuestas lanzadas en días pasados por representantes de la patronal y expertos económicos a favor de una flexibilización de la jornada laboral y de la ampliación la semana laboral de las actuales entre 38 y 40 horas a 42 o, incluso, 50.

Ayer le tocó el turno también al presidente del instituto económico IFO, Hans-Werner Sinn. Se mostró a favor de ampliar la jornada laboral hasta las 40 horas semanales o por encima, incluso, de esta marca. Sinn, cuyo instituto elabora cada mes el índice de confianza empresarial mediante encuestas a más de 7.000 empresarios, defiende que los alemanes trabajen 42 horas semanales sin compensación salarial para mejorar la competitividad.

Sinn considera que la ampliación de la jornada debe aplicarse de forma generalizada a todos los sectores económicos. 'Sólo así cada compañía puede contar con un aumento de la demanda de otras firmas ', dijo el experto.

Por otra parte, Sinn desmintió que defienda una ampliación de la jornada hasta las 44 horas semanales, como aseguraron algunos medios germanos.

Estas propuestas han sido rechazadas de plano por los sindicatos, que apuntan a que ampliar jornadas no actuaría precisamente en favor de la lucha contra el paro.

Hasta ahora el debate, que ha cristalizado ya en acuerdos concretos en empresas multinacionales, se había limitado al uso horario de forma más flexible, la reducción de pagas extraordinarias (Siemens), la ampliación del tiempo de trabajo sin compensación, o incluso la ampliación de turnos laborales para aprovechar el funcionamiento de las cadenas de producción por más tiempo (BMW).

Los alemanes son los que menos trabajan en la OCDE

Los alemanes son los que menos horas trabajan al año de toda la OCDE, con las excepciones de Holanda y Noruega. En términos medios hacen una jornada anual de 1.446 horas (en los länder de la antigua República Federal de Alemania sólo 1.429 horas). La jornada anual de los alemanes está notablemente alejada de la que hacen los españoles, por ejemplo, que en 2003 trabajaron una media de 1.800 horas, o de los norteamericanos, cuya jornada media anual fue de 1.792 horas. Los tres únicos países en los que la jornada de trabajo anual supera las 1.900 horas son Grecia, con 1.938; Polonia, con 1.956 horas; y la República Checa, con 1.972 horas, según el último informe sobre empleo de la OCDE publicada esta misma semana en París.

En torno a las 1.450 horas se encuentran también, pero por encima de Alemania, Francia, con 1.453 horas anuales, y Dinamarca, con 1.475 horas de trabajo al año.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.