El entrenador del club azulgrana es bien conocido por sus técnicas de motivación de sus jugadores. La solidaridad con los compañeros es uno de los mensajes que ha tratado de comunicar antes de enfrentarse a otro equipo.

Un vídeo inspirado en la película Gladiator fue uno de los recursos que utilizó Guardiola para motivar al Barça en una de las citas cumbre de la temporada pasada: la final de Roma ante el Manchester. El técnico recurrió de nuevo a este procedimiento el sábado. En una situación mucho más prosaica, tanto en el momento (jornada 24 de Liga) como por el rival que estaba enfrente. Aunque el Málaga llevara toda la segunda vuelta sin perder.

Pero esta vez las imágenes no eran una fantasía surgida en Hollywood. Ni tampoco producto de la ficción cinematográfica. El argumento se basaba en un hecho verídico. Dramático. Y cruel, muy cruel. El vídeo relataba la fallida operación de rescate de Iñaki Ochoa de Olza, un alpinista navarro (Pamplona, 29 de mayo de 1967) que falleció en el monte Annapurna (23 de mayo del 2008) después de cinco días de agonía. Ochoa había renunciado a hollar la cima a cien metros de la cumbre por sentirse indispuesto. Los médicos presumieron que sufrió un edema pulmonar y cerebral.

Ni por tierra ni por aire

Durante cinco días permaneció a su lado Horia Balisabanu, un alpinista rumano que el acompañaba, tratando de mantenerle con vida mientras se movilizaban todo tipo de medios para rescatar a Ochoa. Desde Pamplona y en Nepal. Ni por tierra, con otra expedición de urgencia comandada por el alpinista ruso Denis Urubko y otro suizo, Ueli Steck, alertados por el drama que se vivía, ni por aire. Ningún helicóptero pudo superar las graves inclemencias meteorológicas para salvar a Iñaki Ochoa que pereció solo en una de las aristas del Annapurna (8.091 metros). «La montaña con mayor índice de mortalidad del mundo», explicó ayer Pablo, uno de los hermanos del montañero navarro, a Catalunya Ràdio. El programa Informe Robinson (Canal +) emitió un reportaje de esta epopeya con tan funesto desenlace, Guardiola lo vio y quedó tan conmovido que invitó el pasado 18 de febrero a los hermanos Ochoa a la ciudad deportiva de Sant Joan Despí. Conoció de fuentes directas la amarga experiencia familiar pese al esfuerzo internacional protagonizado por 14 hombres y una mujer en el rescate. También la conocieron algunos jugadores. Y para todos, en una situación algo difícil –un mal momento de juego reflejada en una victoria en tres partidos–, Guardiola quiso recalcar los valores en los que suele profundizar. Aunque hubo que precisar los movimientos tácticos con el retoque del sistema que ideó. «Nos quiso dar un mensaje de solidaridad, de no dejar tirados a los compañeros. Esto va bien verlo en cualquier momento, antes un partido o en casa porque nos demuestra que hay cosas muy duras en el mundo», afirmó Víctor Valdés en el programa Hat trick de Canal 33. El 9 de Cruyff La operación que se fraguó en el Annapurna es un canto al sacrificio desinteresado y altruista por ayudar al compañero, poniendo en riesgo la propia vida. El césped es mucho más mullido que las aristas de cualquier montaña, y ningún futbolista corre el peligro de un alpinista. «Pep nos preguntó cómo podía ayudarnos él a nosotros», comentó Pablo Ochoa, en referencia al orfanato de Katmandú, un hospital y una escuela que su hermano promovía construir. «Una de las imágenes que recuerdo de Iñaki es verle de crío con la camiseta del Barça, con el 9 de Cruyff a la espalda», dijo Pablo, tras declarar que toda la familia era barcelonista.

Acceso a video 'Informe Robinson - Rescate de Iñaki Ochoa de Olza ': https://www.youtube.com/watch?v=dfi07sqBg28

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.