En un banco tradicional como el Popular, Ángel Rivera ha acometido los proyectos de recursos humanos con sentido común, comunicación y visitas en vivo y en directo.

Cuando el nuevo director general de medios de Grupo Popular aterrizó en recursos humanos hace dos años no dominaba el terreno, pero aventajaba a muchos de sus colegas en conocimiento de su propia entidad –a la que llegó en 1989– y del negocio bancario: sabía cómo trabaja un comercial de oficina, incluso lo que siente al ser atracado –él lo fue en tres ocasiones cuando estaba en sucursales–; lo que supone la movilidad interna –la experimentó con ocho cambios dentro del grupo–; estaba al tanto de la estructura y funcionamiento del banco –dirigió cuatro años la oficina de Presidencia– y de la estrategia del negocio –fue responsable tres años de proyectos de envergadura en el área internacional y más tarde director de desarrollo corporativo del grupo–; además, su compromiso con el banco valía cuatro veces su salario –lo que le ofrecieron fuera de la entidad y rechazó para estar al frente de la gestión de personas–.

Con este background y un sentido común aplastante, decidió transformar el área de recursos humanos desde la base, conociendo a fondo a la plantilla en vivo y en directo. Desde que aterrizó en ese puesto ha tenido en danza a todo el departamento, que en este tiempo ha obtenido casi 1.300 horas de vuelo además de otras casi 500 de tren en visitas a 940 sucursales de toda España, donde ha realizado más de 4.500 entrevistas.

Las veintitrés personas que forman el equipo de gestión y el resto de las áreas del departamento tenían claro el objetivo, apoyado y seguido directamente por Rivera y el consejero delegado, Ángel Ron: mejorar la comunicación interna, disminuir la rotación no deseada, transmitir la cultura y los valores a los más jóvenes y, especialmente, realizar una gestión de personas basada en la cercanía, dando al conocimiento y a la evaluación un papel preponderante.

En estos dos años la rotación no deseada, que se situaba por encima del cuatro por ciento, ha disminuido hasta el 2,97 por ciento; el tiempo medio para cubrir un puesto vacante ha bajado de quince a seis días; y se ha reducido el tiempo medio de cambio de puesto de cuatro años y seis meses a cuatro años y dos meses.

Para Rivera, "no se trata de visitar por visitar. Se incrementa exponencialmente el compromiso de los empleados. De estas entrevistas han salido cambios geográficos, proyectos de formación para los más veteranos, mejoras en el sistema de retribución variable. Una encuesta de clima es fría, pero esto es vivir en directo la realidad del banco".

En muchas entrevistas el departamento ha tenido que vencer la desconfianza de los empleados: "No todo ha sido un camino de rosas. Tenemos la mejor plantilla española en banca comercial, pero en los más veteranos había disminuido el orgullo de pertenencia. A través del proyecto Cenit hemos vuelto a enganchar con ellos haciéndoles partícipes de los planes de formación y trasmitiéndoles que la entidad cuenta con su apoyo y experiencia. Por otro lado, hemos trabajado en la detección de los mejores potenciales y en la movilidad interna, intentando entender la carrera profesional que quiere cada trabajador y sus preferencias, para contar con todos y no imponer cambios a la fuerza y sin racionalizarlos", comenta.

Una vez conocidos los recursos humanos con los que cuenta la entidad, detectados los problemas y pensadas las posibles soluciones, el nuevo director general de medios del Grupo Popular ha comenzado a desarrollar y mejorar los procesos de su departamento: comunicación bidireccional, sistemas de retribución variable, proyectos de gestión por competencias, club del empleado y portal de formación, donde implantarán un sistema de cursos e-learning e incluso tienen una biblioteca de préstamos de libros de management.

La dirección, implicada

De no ser por el apoyo de la dirección, el proyecto de recursos humanos no se hubiera podido llevar a cabo: "Lo más importante fue incorporar este área al comité de dirección. El consejero delegado está implicado en la gestión de las personas. No es sólo un apoyo, es una comunión de ideas. Antes las reuniones con los directores regionales y directores generales de los bancos filiales eran sobre negocio. Ahora hablamos un día del negocio y otro de las personas, porque es un tema estratégico. Cualquier iniciativa es bien valorada si beneficia a la entidad y a las personas", concluye Rivera.

Una carrera meteórica

En sólo catorce años, Ángel Rivera ha ascendido a la dirección general de medios del Grupo Popular desde una sucursal, donde comenzó a trabajar en el año 1989 como auxiliar administrativo en la dirección regional Madrid-Norte. Su rápida carrera profesional dentro del banco le ha llevado con 38 años a este nuevo puesto hace una semana.

En este cargo se responsabilizará, además del área de recursos humanos, del de tecnologías de la información, operaciones y logística y filiales técnicas."Continuaremos con las inversiones que el grupo ha realizado en tecnología durante los últimos años para acercar ésta al negocio de la red de sucursales y a las demandas de los clientes", indica.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.