A la vez que las tecnologías de la información se afianzan en el ámbito de gestión de RH, se hace más patente la necesidad para los directivos de adquirir habilidades de e-people management. Se requiere una adaptación permanente al cambio.

Resumen:

La automatización actual es debida a las nuevas tecnologías. Éstas influyen en la dirección de personas en la organización. Influyen en los cuatro papeles que los DRH deben realizar: socio estratégico, eficiente administrador, voz del empleado y agente del cambio. Su implantación agiliza mucho estos procesos (reclutamiento, gestión del talento, portal del empleado...) y permite nuevas soluciones; pero, a la vez, exige el desarrollo de nuevas habilidades (e-marketing, semiología...). Junto con los sistemas de dirección, los estilos de dirección también deben cambiar.

La automatización de procesos elimina el trabajo rutinario, exige trabajo mental. Dirigir cerebros es más complejo, y más productivo, que dirigir manos. Dirigir exige comunicarse y comunicar a través de medios electrónicos tiene sus peculiaridades. La semiología, o ciencia de los signos, tiene sus reglas en el campo de las IT. El desarrollo técnico exige nuevas habilidades humanas, desarrollo de sensibilidad específica y exigencias éticas. Los valores son cada vez más importantes, es la paradoja de la técnica.

Publicado en el número 179 de la revista, de julio-agosto de 2004.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.