Solemos identificar liderazgo con la figura de un directivo con un grupo de personas a su cargo. Pero Management-Issues explica cómo el liderazgo también puede mostrarse mediante actos sencillos por parte de todos los miembros de la organización.

Cuando pensamos en liderazgo nos imaginamos tener a cargo un grupo, no en cómo mostrar liderazgo planteándolo como un acto sencillo. Y resulta muy desmotivador. Primero, pasamos por alto actos aislados de liderazgo que muestran aquellos que teóricamente no tienen lo necesario para ser líderes, incluyéndonos a nosotros mismos. Segundo, colocamos una aureola sobre las cabezas de aquellos que pueden ser líderes, y de ese modo pasamos por alto sus actos ineficaces de liderazgo y esperamos demasiado de ellos.

Cuanto más admiramos a dichos líderes, más nos desmotivamos a nosotros mismos. Con el drástico déficit de líderes con el que nos encontramos, debemos empezar a reconocer los actos sencillos de liderazgo mostrados por todos los empleados incluyéndonos a nosotros mismos.

Ser un líder
Ser un líder es todo o nada. Las personas o tienen lo necesario para llegar a lo más alto o no lo tienen. No todo el mundo puede ser un Director General y un equipo tiene un solo líder.

La búsqueda de esa estrella tan difícil de alcanzar para colocarla en un pedestal nunca termina. Estamos predispuestos a idealizar líderes, especialmente a los políticos y ejecutivos de alto nivel. Colocar una aureola sobre sus cabezas supone exagerar sus cualidades positivas y no tener en cuenta sus debilidades.

Cuanto más fuerte es nuestro deseo de encontrar líderes heroicos, más esperamos de ellos y menos de nosotros mismos. Esta es la principal razón que explica la escasez actual de líderes: muy pocos pueden estar a la altura de unas expectativas tan poco realistas. El ritmo frenético, la gran presión por los resultados y los incesantes cambios se combinan para minar nuestra confianza. Por eso soñamos con una especie de caballero blanco que resuelva nuestros problemas y alivie nuestras preocupaciones a costa de desmotivarnos a nosotros mismos.

Restringir el liderazgo a los roles formales también es desmotivador porque solo puede mostrarse hacia abajo; es una calle con un único sentido. El liderazgo definido desde esta perspectiva tiene que ver con el trabajo realizado mediante el equipo del líder. Desde esta visión no puede haber un liderazgo de abajo a arriba o lateral, y aquellos que no son jefes no pueden mostrar liderazgo en modo alguno. El denominado “liderazgo informal” se basa en los roles de la misma manera que el liderazgo formal: ambos significan estar y sentirse al cargo.

Mostrar liderazgo
El liderazgo puede mostrarse a través de un amplio abanico de asuntos, desde promover una nueva visión hasta mejoras a pequeña escala. El liderazgo es un proceso de influencia, pero la alta dirección no está constantemente influyendo en las personas. Ya que los ejecutivos son directivos en virtud de sus roles, son también responsables del trabajo en el turno de noche, incluso mientras duermen en casa. Pero sólo pueden mostrar el liderazgo cuando son completamente conscientes e influyen activamente en las personas para cambiar la dirección de las cosas.

Centrarse en las acciones diferenciadas y sencillas de los ejecutivos hace que sea más fácil de evaluar cada acto y su relevancia, en vez de juzgar a la persona en su conjunto. Esto resulta motivador porque reduce nuestras expectativas sobre las personas en puestos importantes. Pensar en términos de actos sencillos de liderazgo nos capacita para vernos a nosotros mismos y a nuestros compañeros mostrando cierto liderazgo ocasionalmente.

Cómo mostrar liderazgo
¿Cuántas veces al día influyes en tus compañeros para que hagan algo diferente? No tiene porque ser influenciarlos para que hagan algo para ti sino hacer un cambio por el bien del equipo o de la organización.

Quizás influiste a tu jefe para que modificase un proceso que no funcionaba o a tus compañeros para que adoptaran un sistema nuevo. Dar ejemplo de diferentes maneras muestra liderazgo a los demás, así como usar recursos menos costosos, atender mejor a los clientes o comunicar de manera más abierta.

Si no has pensado en este tipo de influencia a pequeña escala como forma liderazgo, es porque piensas sólo en términos de ser un líder de tipo heroico. Lo motivador de esta nueva perspectiva es que puedes mostrar liderazgo a tus jefes tan fácilmente como ellos pueden mostrártelo a ti. Tiene que ver con tener un impacto, no con estar en una posición privilegiada.

Ver cómo puedes mostrar liderazgo hacia arriba es también motivador porque reduce la distancia entre tú y los líderes formales que tienes por encima. Si no puedes liderar hacia arriba, naturalmente te sentirás impotente y dependiente de los directivos para hacer las cosas bien.

Cómo se demuestra el liderazgo
El liderazgo funciona a través de la influencia. Es más fácil ver cómo funciona hablando de un tipo de influencia similar pero distinta: vender. La diferencia es que vender es un acto interesado, el liderazgo no. Hay actos de venta, pero nada se vende a menos que haya un acto de compra correspondiente. De modo similar, un acto de liderazgo sólo se completa si existe el acto de acatamiento. Ten en cuenta que los líderes tienen seguidores pero que los actos sencillos de liderazgo conllevan solamente actos sencillos de seguimiento.

Pero, puedes objetar, ¿no es necesario tener una visión global o habilidades inspiradoras para mostrar incluso un pequeño acto de liderazgo? La respuesta es no. Y este resulta otro beneficio motivador de pensar en términos de actos simples de liderazgo. Los líderes de perfil alto como los Directores Generales o los Jefes de Estado necesitan ser visionarios sólo porque a menudo promueven cambios a gran escala o porque defienden nuevos valores fundamentales en asuntos donde encuentran una fuerte resistencia.

Pero todos los empleados pueden mostrar un liderazgo local a pequeña escala, incluso aunque no les interese especialmente o no se vean capaces de ser líderes. Puedes reírte de la idea de que promover un cambio menor pueda dignificarse llamándolo liderazgo. Pero sólo mostrará lo obcecado que estás con la perspectiva del liderazgo heroico.

Beneficios de centrarse en actos de liderazgo
Ya sabes que influyes en tus compañeros todos los días. ¿Qué propósito tiene llamarlo liderazgo? Esta pregunta, por otro lado, nos lleva a otra pregunta: ¿Por qué sólo los actos heroicos cuentan como liderazgo?

Pensar en términos de actos concretos de liderazgo baja de las nubes el proceso entero; desmitifica el liderazgo. ¿No es un poco condescendiente decir que tus directivos muestran liderazgo hacia ti pero que tú solo puedes “influir” en ellos? ¿que no puedes mostrar liderazgo hacia arriba porque sólo puedes “sugerir” a los “líderes reales” para que ellos decidan? ¿Qué hay más desmotivador que esta manera de pensar?

Esta nueva perspectiva es también liberadora para los ejecutivos. Ahora no necesitan llevar toda la carga de mostrar el liderazgo. También pueden esperar de todos los empleados muestras de su porción justa de liderazgo.

Cómo mostrar más liderazgo
La clave es buscar constantemente las “oportunidades de liderazgo,” cualquier cosa que no funcione o que podría mejorarse. Dependiendo de la escala de cambio que quieras promover y el grado de resistencia esperada, necesitas dos cosas: (1) valentía y (2) una buena idea respaldada por un sólido caso de negocio.

Se necesita una mínima valentía si el cambio propuesto es menor y/o la resistencia es baja. Las organizaciones valoran cada vez más las decisiones tomadas “basándose en hechos”, lo que significa que proporcionar evidencias sólidas es a menudo más impactante que el modo de presentarlas.

Todo esto resulta motivador y capacitador en un contexto dirigido por el conocimiento, donde la sustancia o contenido se valora cada vez más por encima de la forma o del estilo. Puedes tener un impacto en liderazgo con un caso fuerte incluso si no tienes mucho carisma. Si alguien considerado un “bicho raro”, puede mostrar este tipo de liderazgo al promover un nuevo producto, ¿no resulta motivador?

Acceso a la noticia: http://www.management-issues.com/2010/1/18/opinion/showing-leadership.asp

* McCrimmon, Mitch. “Showing leadership”. Management-Issues, 18/01/2010. (Artículo consultado on line: 20/01/2010)

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.