El talento está repartido por todo el mundo y ahora podemos acceder a él. Ésa ha de ser la prioridad del ejecutivo. Lo afirma Federico Castellanos, vicepresidente de RH de IBM, que asegura que no importa de dónde venga, lo que importa es que sea el mejor.

En L 'Oréal España apuestan por la multiculturalidad: emplean en la compañía más de 20 nacionalidades. 'Al final se enriquece el trabajo de todos ', afirma el director de recursos humanos de la firma, Íñigo Alonso. La compañía aérea Lufthansa acoge a profesionales de 50 países. Y su director general en España, Paulo Yoshikawa, reconoce que le gusta enriquecerse con el roce de otras culturas. Son dos ejemplos de directivos de hoy día. Porque el talento está repartido por todo el mundo y ahora podemos acceder a él. Ésa ha de ser la prioridad del ejecutivo. La afirmación es de Federico Castellanos, vicepresidente de recursos humanos, ventas y distribución de IBM, que asegura que no importa de dónde venga, ni de qué cultura, lo que importa es que sea el mejor talento. Por ello, no hay que tenerle miedo a la diversidad.

Equipos miméticos

'Existe una tendencia en el ser humano a poner la confianza en las personas que son como uno mismo. Pero hay que romper la dinámica de crear equipos miméticos ', señaló Castellanos una vez finalizada la conferencia sobre Cómo dirigir la diversidad en América Latina, organizada por la Alianza Sumaq, en la que participa el Instituto de Empresa y otras escuelas de negocios latinoamericanas.

En Europa, durante los últimos años el tema de la diversidad se ha centrado en la incorporación de la mujer. 'En estos momentos el asunto se está centrando en cómo asimilar el contingente de inmigrantes que está llegando a la empresas y que es muy distinto al grupo dominante ', afirmó el ejecutivo de IBM, para quien la función del directivo se complica cada día un poco más. 'Pero todo depende de la actitud del directivo, de si tiene una mente abierta o por el contrario es poco receptivo a los cambios que requieren las empresas en estos momentos ', matiza Castellanos.

La diversidad no es sólo cuestión de cultura ni de género, sino también de gestión de trabajo. 'Antes la gente trabajaba en el mismo sitio, a la misma hora y en mismo entorno. Ahora los recursos están repartidos por el mundo y hay que gestionar esa diversidad. El talento está en diferentes sitios y no en la misma franja horaria ', señaló Federico Castellanos.

Al vicepresidente ejecutivo del grupo hotelero mexicano Posadas, Javier Barrera, le fascina la diversidad del talento. 'En estos momentos las organizaciones tienden a que haya diversidad de razas y de sexo, pero se resisten a la diversidad de talento '. En su opinión, lo deseable es que haya una buena combinación de conocimientos. 'Fuimos educados en el convencimiento de que debíamos saber un poco de todo, con una educación más bien generalista. Lo que deberíamos ser es buenos en algo porque no todos tenemos talento para todo ', afirmó Barrera. Vivimos en un periodo de transición, explicó la directora del Centro de Diversidad del Instituto de Empresa, Celia de Anca. 'Y serán aquellos que entiendan como manejar equipos diferentes, aquellos que sepan gestionar la diversidad los que tengan éxito en el futuro '. Según De Anca, el directivo ha de sufrir un cambio de mentalidad con el fin de ser más flexible y contribuir, por ejemplo, a introducir ciertas mejoras en las empresas, como puede ser la conciliación entre la vida personal y profesional.

'Hay que intentar que se queden los mejores '

Es necesario concebir la diversidad como riqueza en la gestión, afirmó la directora de la consultora Círculo de Progreso, María Benjumea. Y este tema pasa también, en su opinión, por la incorporación de mujeres a los puestos directivos. 'Es necesario que las empresas trabajen y cuenten con todos los colectivos. Y que las mujeres cambien el discurso. Si quieres llegar, puedes. Sólo se requiere de una apuesta decidida y de poner los mecanismos para poder manejar la vida personal con la profesional ', señaló Benjumea.

Para Celia de Anca, es necesario que exista cierta flexibilidad dentro de las empresas para que las mujeres se queden dentro de una organiación. 'Hay que intentar siempre que se queden los mejores '. Aseguró que la diversidad debe ser siempre una ventaja competitiva, nunca un motivo de conflicto.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.