El 31,5% de mujeres ocupadas tiene un trabajo a tiempo parcial, una modalidad que podría ser la mejor opción para muchas personas, pero que por ahora no es más que algo casi anecdótico. La oferta es pobre y la cultura de este tipo de empleo es escasa.

Maribel Márquez se levanta a las siete para preparar a su hijo Jorge, llevarle a la guardería y llegar puntual a su trabajo en una clínica médica. Pertenece a ese 31,5% de mujeres ocupadas que tiene un trabajo a tiempo parcial, una modalidad que en la teoría sería la mejor opción para muchas personas, pero que por ahora no es más que algo casi anecdótico.

Por un lado, la oferta es pobre y suele restringirse a unos pocos sectores; por otro, la cultura de este tipo de empleo es escasa y los expertos aseguran que hay poca gente dispuesta.

"Yo tengo este trabajo porque no me queda más remedio y me gusta lo que hago, pero sólo trabajo tres días a la semana y quisiera hacerlo los cinco por las mañanas, pero es muy complicado tener esa suerte".

Tiempo parcial indeseado

Hay un gran porcentaje de personas que reconoce estar empleado a tiempo parcial de manera involuntaria. Aunque tener una jornada laboral de menos de ocho horas y poder pagar las facturas parece que podría ser el sueño de muchos, las estadísticas demuestran que no siempre es así.

"En el trabajo a tiempo parcial influye mucho el factor cultural, no estamos acostumbrados a él y se supone que es sólo apropiado para estudiantes o para la gente mayor. Aun así, se aprecia un crecimiento lento pero sostenible", explicaba Francisco Aranda, secretario general de la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (AGETT).

En España sólo un 4,1% de los hombres y un 8,1% de las mujeres que trabajan a tiempo parcial lo hacen voluntariamente.

Un 71% y 66% de hombres y mujeres, respectivamente, preferiría otro tipo de contrato. Es decir, que lo hacen porque no han podido encontrar un trabajo a tiempo completo o porque es la única manera de conciliar las obligaciones familiares con el trabajo, según se desprende del 5º estudio de la empresa de empleo temporal Randstad en colaboración con la escuela de negocios ESADE.

Asimismo, es claro que en los países con mayor tasa de desempleo -como España, Finlandia y Francia- hay más gente que dice tener un trabajo de menos de ocho horas porque no puede ser de otro modo.

¿A quién le conviene trabajar menos?

Como Maribel, muchas mujeres se acogen al tiempo parcial para poder cuidar a sus hijos o a sus mayores. De hecho, sólo un 7% de los asalariados a tiempo parcial son hombres.

"La tasa de ocupación femenina española está por debajo de la media europea, y el diferencial es casi el mismo que el que existe entre la cantidad de trabajo a tiempo parcial que hay en España con la oferta que existe fuera. Si se fomentaran estos contratos se facilitaría que las parejas pensaran en tener hijos", puntualizaba Aranda.

Cuando trabajar no es rentable

"Estos contratos son un medio para flexibilizar el mercado laboral. Muchas mujeres con hijos se quedan fuera porque no hay trabajos que puedan compatibilizar con el cuidado de los niños", decía Gregorio Izquierdo, jefe de estudios del Instituto de Estudios Económicos (IEE).

Según Maribel, "el problema es que no hay oferta de este tipo y, además, que el salario no conviene. En función del horario hay que pagar porque los niños estén más tiempo en la guardería, además de tener a alguien que se quede con ellos mientras no hay nadie en casa. Muchas veces gastas más de lo que ganas, y así nadie trabaja".

De acuerdo con el informe de Randstad, sólo el 6% de las mujeres españolas buscan expresamente un trabajo a tiempo parcial, frente al 65% del resto de mujeres europeas. Sólo Grecia supera a España en la falta de interés por esta modalidad laboral.

La temporalidad resta oportunidades

La principal razón por la que en España no hay oferta de trabajo a tiempo parcial es la alta temporalidad. Así lo creen desde el sindicato Comisiones Obreras (CCOO), que critica la falta de iniciativa de la patronal y del Gobierno para tratar de reducirla.

Aunque los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA) muestran un crecimiento del tiempo parcial, el problema es que "lo que podría cubrirse con esos contratos se hace con eventuales a jornada completa. En España trabajar a tiempo parcial es un lujo que casi no existe", explicaba Carlos Martín, economista de Comisiones.

"En España, uno de cada tres asalariados lo está de manera eventual, mientras que en el resto de Europa es sólo el 15%. Mientras, aquí el tiempo parcial es el 8% y en Europa, el 16%. Son fotografías inversas".

Para fomentar el empleo a tiempo parcial, desde el IEE proponen hacerlo más atractivo para el empleador, recortando los costes sociales de manera que se pueda compensar la menor productividad. Asimismo, para impulsar que los españoles busquen trabajo a tiempo parcial destacan que es clave que esos contratos generen los mismo derechos a la hora de cotizar que los que son a tiempo completo.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.