Las empresas norteamericanas facilitan beneficios a los trabajadores y a sus parejas para atraer y retener a los empleados. Estas ayudas se amplían cada vez más con iniciativas que tienen en cuenta la diversidad sexual y que contagian a la competencia.

En el último año, los estados norteamericanos han aprobado una docena de leyes “antigay” pero las empresas no parecen seguir el mismo camino. Cada vez más amplían las políticas de igualdad en el trabajo para empleados/as gays y lesbianas, de acuerdo con un nuevo informe del Human Rights Campaign, un grupo que lucha por los derechos de estos colectivos.

Cada vez más empresas están extendiendo los mismos beneficios que había para las parejas heterosexuales de los trabajadores a las que son del mismo sexo: en 2004, 8.250 empresas han ofrecido este tipo de beneficios, lo que supone un incremento del 13% respecto al 2003. En cambio, durante el mismo periodo, trece estados norteamericanos han declarado ilegal el matrimonio homosexual.

“El empresariado norteamericano está respondiendo a la realidad de un mercado de trabajo muy competitivo y que se diferencia bastante de las iniciativas que se toman por motivos electorales”, afirma Daryl Herrschaft, directora de este informe. “Las empresas han tomado la delantera porque reconocen los beneficios que pueden reportarles estas políticas.”

Este tipo de compensaciones para las parejas de los trabajadores sirve como un barómetro de la diversidad en las organizaciones. Estas iniciativas también empiezan a incluir la cobertura sanitaria que se ha visto que no comporta un aumento significativo de los costes para las empresas. Se calcula que del total del gasto médico de las empresas, solamente el 1% corresponde al uso que de él hacen las parejas de los trabajadores.

Al finalizar 2004, 216 empresas del Fortune 500 (ránking que reúne a las empresas más importantes de Estados Unidos) ya estaban ofreciendo estas políticas, de acuerdo con el informe citado. De las 576 empresas norteamericanas estudiadas, el 29% ofrecían seguro médico para las parejas homosexuales y un 27% también ofrecían un seguro dental.

En Kimberly-Clark Corp., creador de marcas como Kleenex o los pañales Huggies, se han introducido estos beneficios recientemente. “Veíamos como una desventaja competitiva no ofrecer el mismo trato a las parejas homosexuales que a las heterosexuales”, afirma Edwin García, vicepresidente de diversidad corporativa e inclusión de esta empresa.

Sprint Corp., una gran organización, con más de 27.000 millones de dólares de facturación durante el último año, ha seguido el mismo ejemplo también desde finales del 2004.

Algunas empresas, cuyo beneficio depende más de un mercado masivo, pueden ser más lentas a la hora de adoptar estos cambios. Quizás por temor al boicot de grupos conservadores. Sin embargo, muchos de estos boicots anunciados “a bombo y platillo” han terminado fracasando. Es el caso de la American Family Association, un grupo cristiano conservador, que recientemente dio por finalizado un infructuoso boicot de nueve años a Walt Disney Co., iniciado por motivos parecidos.

Acceso a la noticia: http://www.workforce.com/section/00/article/24/11/11.html

* Henneman, Todd. “Benefits for Gay Partners More Common”. Workforce Management, 08/07/2005 (Artículo consultado on line: 22/07/2005)

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.