Después de recurrir a folletos, anuncios y ponencias, Caja Navarra ha optado por acercar su mensaje de una forma más transgresora. La entidad recurre al teatro para implicar y dar a conocer a sus clientes su inversión en proyectos sociales.

Una ficha cae en un bombín violeta y un mimo se despereza. Mira con la imaginación y lo que observa está sucio, descuidado, viejo. Sopla y levanta una espesa nube de polvo, también imaginaria. Luego, con cuidado y perfeccionismo, comienza una concienzuda restauración. El mimo representa la conservación del patrimonio cultural y artístico, y la ficha depositada en el sombrero simboliza la elección de un cliente de Caja Navarra. Actuaciones como ésta son la nueva vía ideada por la entidad para dar a conocer su programa Tú eliges, tú decides, destinado a la asignación de recursos a proyectos sociales.

'Este programa surgió de una frustración. La frustración de ver que los clientes no sabían cómo usábamos el dinero destinado a la obra social ', explica José Miguel Albizu, portavoz de la caja de ahorros. Tú eliges, tú decides entró en funcionamiento hace algo más de un año. Desde entonces, cada vez que un cliente contrata un producto, el personal de la entidad le hace saber que el destino del dinero dedicado a la obra social depende de él, y que debe especificar dónde quiere que vaya. Después de recurrir a folletos, anuncios y ponencias, Caja Navarra ha optado por acercar su mensaje de una forma más transgresora. Las representaciones de los mimos trasladan la relación cliente-entidad a pie de calle.

'Llama la atención ', comenta Carmen tras depositar una ficha en uno de los sombreros. Ella y sus dos compañeras de trabajo pasaban cerca de la sucursal de Caja Navarra en la calle Juan Bravo de Madrid. 'A nosotras nos ha acercado ', apunta Alicia, una de las amigas. También Alberto, de 35 años, ve con buenos ojos la iniciativa. 'Parece que una entidad financiera es algo aburrido, que sólo se dedica a las matemáticas y la contabilidad. Esta es una forma de combinar su trabajo con el arte '. En su opinión, las cajas de ahorros no dan a conocer lo suficiente su labor en obra social, no se diferencian de los bancos. 'Los clientes somos idénticos. Tú te ocupas de tus cuentas y punto. No notas que te traten de manera distinta '.

Caja Navarra trata de hacer de la gestión de la obra social uno de sus elementos distintivos. El 70% de sus clientes ya señala, entre ocho opciones, dónde quiere que vaya la inversión en proyectos sociales. O mejor dicho, entre ocho más una. Éstas son discapacidad y asistencia; investigación; medio ambiente; cooperación; bienestar, deporte y ocio; cultura; conservación y patrimonio; empleo y emprendedores y, para los más dubitativos, la genérica todos. Cada área está simbolizada en la calle por uno de los mimos, que efectúa una gesticulación acorde con la actividad sufragada.

Pero la entidad no quiere limitarse a fijar líneas de acción. 'El año que viene se podrá elegir sobre una lista de proyectos concretos y esperamos que, para 2007, los clientes puedan incluso tomar parte en ellos o visitarlos ', aclara Albizu. Entre tanto, los mimos continúan contando sin palabras a los transeúntes los posibles destinos de los 24 millones de euros anuales que Caja Navarra dedica a la obra social. A lo largo de la semana se celebrarán en total unas 200 representaciones en el centenar de municipios donde está presente la entidad.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.