Alberto Navarro, secretario de Estado de Asuntos Europeos, se convirtió ayer por la mañana en el primer alto cargo que se acoge a los 10 días de permiso de paternidad que el Plan Concilia prevé para los empleados en la Administración central.

"Ni lo he dudado. Vivir estas horas, estos días, con mi nueva hija y con mi mujer es lo más importante del mundo para mí". Alberto Navarro, secretario de Estado de Asuntos Europeos, se convirtió ayer por la mañana en el primer alto cargo que se acoge a los 10 días de permiso de paternidad que el Plan Concilia prevé para los empleados en la Administración central, siete más que los fijados en la ley general. Ya hace días que había dejado firmada la solicitud porque su esposa, Kyra Guiral, salía de cuentas el martes y la niña, María, podía nacer en cualquier momento. Lo hizo ayer poco después de la siete de la mañana.

Hasta el Príncipe de Asturias le felicitó por ello cuando telefoneó para darle la enhorabuena. En su ministerio, la reunión matinal de directores generales concluyó ayer con un aplauso al secretario de Estado por ser el primero "en dar este paso que demuestra que nuestro país avanza hacia la modernización", como decía ayer Navarro. "Todos los españoles debieran tener su Plan Concilia", comenta.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.