En la actualidad, sólo los empleados de la Administración central del Estado disfrutan de este permiso. El Gobierno también baraja que los padres y las madres puedan flexibilizar su horario laboral y quiere presentar en marzo la Ley de Igualdad.

El Gobierno comunicó ayer a empresarios y sindicatos su intención de extender el permiso de paternidad de 10 días a los trabajadores de todas las empresas. En la actualidad, sólo los empleados de la Administración central del Estado disfrutan de este permiso. El Gobierno también baraja que los padres y las madres puedan flexibilizar su horario laboral.

El Gobierno quiere presentar en marzo la Ley de Igualdad, que incluye medidas para atajar la discriminación de la mujer y la conciliación de la vida familiar y laboral. Así se lo comunicó ayer el secretario general de Empleo, Valeriano Gómez, a los responsables de la patronal y los sindicatos en una de las reuniones para negociar la reforma laboral.

Una de las medidas que pretende sacar adelante el Ejecutivo en esta ley es la creación de un permiso de paternidad de 10 días de duración para los trabajadores de todas las empresas del sector privado, según informaron los responsables sindicales al término de la reunión.

En la actualidad, el Estatuto de los trabajadores sólo recoge dos días de permiso para los padres, aunque muchos convenios mejoran dicho permiso en algún día más. Además el Gobierno acaba de crear un permiso de paternidad de 10 días para los trabajadores de la Administración Central.

De momento, el Gobierno no ha explicado los detalles de esta medida, por lo que no se sabe si será un simple permiso cuyo coste corra íntegramente a cargo de la empresa o si la Seguridad Social se hará cargo de parte de dicho coste (pagando las cotizaciones del trabajador de esos días, por ejemplo), pero todo apunta a que sea ésta última la formula que se adopte.

Asimismo, queda por fijar cuándo se disfrutará este permiso. Queda claro que será independiente de los días de parte de la baja maternal que ya puede disfrutar el padre, pero el Gobierno quiere que el permiso se disfrute al término de las 16 semanas de la baja por maternidad y los sindicatos defienden que el trabajador elija cuándo.

En cualquier caso, los empresarios rechazaron ayer frontalmente ésta iniciativa y otras dos planteadas ayer por el Gobierno. En concreto, los responsables de CEOE tampoco ven con buenos ojos la intención del Ejecutivo de obligar a las empresas de a partir de cierto número de trabajadores (que tampoco han precisado) a tener un plan de igualdad entre hombres y mujeres. Y aún más rechazo empresarial ha recibido la propuesta sindical de que esos planes de igualdad sean obligatoriamente negociados con los representases sindicales.

Igualmente, los negociadores de CEOE vertieron fuertes críticas a la posibilidad de que los padres y madres con hijos menores de 6 años puedan acogerse a horarios flexibles, igual que ahora tienen derecho a la reducción de la jornada. El Ejecutivo tampoco precisó esta medida pero fuentes sindicales entienden que la ley no daría derecho al horario flexible aunque 'abriría peligrosamente la puerta a la individualización de las relaciones laborales entre el empresario y el trabajador '. Los responsables de Trabajo entregarán el texto articulado del anteproyecto de Ley de Igualdad a empresarios y sindicatos antes del 6 de febrero para negociar sobre él.

La pensión media supera los 700 euros

La pensión media de jubilación se situó el pasado 1 de enero en 716,14 euros mensuales, superando por primera vez los 700 euros. Esta cantidad supuso un incremento del 5,1% con respecto al mismo mes de 2005, según la estadística hecha pública ayer por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

Si además de las pensiones de jubilación se incluyen las de viudedad, incapacidad permanente, orfandad y a favor de familiares, la pensión media del sistema se sitúa en 636,58 euros mensuales, tras incrementarse un 5,2% en el último ejercicio.

Ambos datos muestran cómo la cuantía de las pensiones crecen casi el doble que el número de pensionistas, que en 2005 se incrementó un 2,4%.

De esta forma el número total de pensiones el pasado uno de enero ascendía a 8.107.269, tras aumentar en 1.86.574 en 2005, la mayoría de ellas (143.295) de jubilación.

Con todo ello, la nómina mensual para el pago de todas las pensiones del sistema superó en enero, también por primera vez, los 5.000 millones de euros (5.160 millones).

Teniendo en cuenta que el fondo de reserva de las pensiones supera ya los 25.000 millones de euros, tiene ya una cantidad suficiente para abonar, en caso de necesidad, cinco nóminas mensuales completas de los pensionistas.

En cuanto al resto de las pensiones, la cuantía media de la de viudedad se situó en 474,59 euros; la de incapacidad permanente, en 726,61 euros; la de orfandad, en 283,74 euros y la de a favor de familiares, 370,21 euros.

Por comunidades autónomas, el País Vasco, Asturias, Madrid, Navarra, Cantabria y Cataluña superaron la pensión media.

Reformar el Fogasa y las ayudas al empleo estable

Los responsables del Ministerio de Trabajo, de la patronal y de los sindicatos coincidieron ayer, durante una de las reuniones para reformar el mercado de trabajo, en la necesidad modificar el actual Fondo de Garantía Salarial (Fogasa). Si bien, como viene siendo habitual en las negociaciones de la reforma laboral, las tres partes mantienen posturas enfrentadas.

Todo parece indicar que, haya o no acuerdo, el Gobierno tiene decidido rebajar una décima la cotización de los empresarios a este Fondo, que actualmente es del 0,4%, frente a la petición empresarial de rebajar esta cuota tres décimas. Lo que no está tan claro es el resto de las medidas que se adoptarán para reformar el Fogasa. Mientras los sindicatos reclaman la mejora de las prestaciones que reciben los trabajadores, los empresarios exigen que puedan acogerse al Fogasa las empresas de hasta 50 trabajadores para financiar el 40% de sus despidos objetivos (hasta ahora son empresas de hasta 25 trabajadores). Además, CEOE reclama que el Fogasa pueda financiar también despidos improcedentes y no sólo objetivos.

En un principio, fuentes de la negociación calcularon que esta rebaja de cotizaciones y la ampliación de la cobertura del Fogasa a las empresas de más de 25 trabajadores tendría un coste anual de 257 millones de euros; mientras que la mejora de las prestaciones que piden los sindicatos costaría unos 100 millones de euros al año. Trabajo se comprometió ayer a hacer de nuevo este cálculo para seguir negociando.

Los responsables de Trabajo también acordaron enviar a empresarios y sindicatos el nuevo diseño de bonificaciones al empleo estable y se mostraron dispuestos no incentivar los contratos a tiempo parcial, tal y como piden los sindicatos.

La próxima reunión

Los negociadores de la patronal y los sindicatos volverán a reunirse el próximo lunes, 30 de enero. En este encuentro está previsto que aborden los temas nucleares de la reforma: contratación y coste del despido, entre otros.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.