Las comunidades autónomas se han lanzado a una carrera normativa en materia de conciliación de la vida familiar y laboral. Cataluña y el País Vasco emergen como las regiones con mayor número y riqueza de estas medidas.

Las comunidades autónomas se han lanzado, desde 1999, a una carrera normativa en materia de conciliación de la vida familiar y laboral. El mapa de políticas y leyes sobre esta materia es muy heterogénea, si bien Cataluña y el País Vasco emergen como las regiones con mayor número y riqueza de estas medidas.

En 1999, durante el primer Gobierno del PP, se aprobó la primera 'Ley para promover la conciliación de la vida familiar y laboral de las personas trabajadoras ', cuyo reglamento se publicó en 2001.

Desde entonces, las comunidades autónomas han elaborado un sinfín de planes, programas y leyes, que han estado articulados a través de cuatro planes nacionales de acción: el Plan integral de apoyo a la familia (2001-2004); el IV Plan de igualdad entre hombres y mujeres; el II Plan nacional de Acción social (2003-2005) y los planes anuales de Acción para el Empleo.

Un equipo formado por Jorge Aragón, Ana Cánovas y Fernando Rocha ha reunido por primera vez en un libro, publicado por la fundación Primero de Mayo y el Ministerio de Trabajo, la maraña de medidas tomadas por la comunidades en esta materia hasta 2003.

Las conclusiones de este trabajo indican que la comunidad autónoma de Cataluña 'es la que establece un mayor número y riqueza de medidas de conciliación de la vida familiar y laboral ', mientras que el País Vasco 'destaca por poseer un conjunto de acciones de gran interés '.

Así, Cataluña, por ejemplo, ha sido la pionera en el reconocimiento de un permiso de paternidad para los trabajadores de la Generalitat y también en el fomento de la contratación de madres monoparentales; mientras que el Plan de apoyo a las familias del País Vasco, incluye una subvención anual de 2.400 euros para las mujeres y de 3.000 euros para los hombres que se acojan a una excedencia para el cuidado de hijos. También recoge subvenciones de entre 2.400 euros y 1.350 euros anuales por reducción de jornada.

Por lo general, la mayoría de las medidas se articulan en el ámbito laboral, donde las medidas estrella son las subvenciones en el pago de cuotas a la Seguridad Social y las subvenciones directas en la contratación de sustitutos de trabajadores en de permiso o excedencia por cuidado de hijos.

Tras las actuaciones en materia de empleo con los que cuentan todas las CC AA, los planes más extendidos son los de igualdad de oportunidades, que están presentes en quince comunidades.

A la hora de fijar prestaciones de servicios, destacan las subvenciones directas por cuidado de hijos o dependientes, becas, cheques guardería o desgravaciones fiscales.

No obstante, este análisis pone de manifiesto algunos defectos de los que adolecen estas políticas. En muchos casos, la elaboración de los planes se realiza de manera aislada por parte del organismo correspondiente, sin ningún tipo de coordinación, lo que lleva al solapamiento de un buen número de medidas dentro de una misma comunidad.

Otra de las críticas es que 'tan sólo la mitad de los planes analizados hacen referencia explícita a los presupuestos '. Esto significa, que carecen de dotación financiera a priori, debido a la escasa incidencia que se espera de estas medidas.

La publicación llama también la atención sobre la dificultad de evaluar el desarrollo y el éxito de todas estas medidas por la falta de instrumentos de evaluación y seguimiento sistemático.

Horarios y permiso de paternidad

Medio millón de funcionarios de la Administración General del Estado acudieron a trabajar expectantes el pasado 2 de enero: además de no poder fumar en el trabajo estrenaban el Plan Concilia, según el cual se flexibilizan los horarios de estos trabajadores, que no podrán salir más allá de las seis de la tarde. Además, se crea un permiso de paternidad de diez días o se amplía la baja por maternidad cuatro semanas, entre otras cosas. De momento, aún no ha habido tiempo de evaluaciones, pero el Gobierno está convencido del éxito de las medidas y, sobre todo, pretende también servir de ejemplo al sector privado.

Sin embargo, el Ejecutivo no quiere quedarse sólo en el ejemplo, y para ello el Ministerio de Trabajo tiene en mente aprobar varias iniciativas entre ellas un permiso de paternidad de una semana y una recomendación en la Ley de Igualdad para que los convenios recojan progresivamente adaptaciones del tiempo de trabajo a los horarios europeos. En ambas iniciativas se está encontrando con las reticencias de la patronal, que considera estas medidas como una injerencia en los planes de las empresas.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.