Para un desarrollo equilibrado, las TIC se convierten en una de las palancas clave para rebajar los costes de coordinación y, por ende, para eliminar uno de los mayores frenos para el crecimiento de la organización.

Si una palabra está en la mente de los máximos ejecutivos ante el año que acaba de empezar no es otra que crecer, crecer. En general, un miedo y un convencimiento les empujan. El temor a ser comprados si no son suficientemente grandes y la convicción de que hay un tamaño óptimo para su organización y que éste es más bien grande. Saben, por otro lado, que uno de los límites al crecimiento que hasta ahora tenían las empresas eran los costes de coordinación y que estos límites han desaparecido prácticamente a la misma velocidad que las tecnologías de la información y comunicación (TIC) han bajado de precio y ganaban en prestaciones. El profesor del IESE, Josep Valor plantea al respecto una interesante pregunta histórica, "¿ha pensado lo que debía costar gestionar bien el Imperio Romano? La información de los confines llegaba a Roma con cuatro meses o más de retraso. Así era muy difícil la gestión. Ahora, en cambio, las multinacionales saben lo que pasa en cualquier filial del último rincón del mundo en tiempo real".

Pero de la misma manera que hay unanimidad en el planteamiento de crecer, también la hay en la importancia que adquiere el cómo hacerlo. Ha de ser a través de un camino que transcurra por un área de crecimiento equilibrado emarcada por dos vectores: la excelencia en la calidad del producto y la eficiencia alcanzada en los procesos. Sin olvidar, por supuesto, que el crecimiento sea financieramente saludable y sostenible en el tiempo. Con estas matizaciones previas, las TIC se convierten en una de las palancas clave para rebajar los costes de coordinación y, por ende, para eliminar uno de los mayores frenos para el crecimiento de la organización.

En un reciente estudio, Retos de negocio y su impacto en las TIC,realizado por IESE y Penteo se analiza precisamente este aspecto concreto, "como puede ayudar el departamento de TIC al crecimiento de la compañía potenciando el factor humano". En el mismo se identifican tres dimensiones prioritarias de actuación, la interna (gestión tecnológica), la organizativa (logística...) y la externa (clientela). Para Antonio Maciá, director general de Penteo, "las TIC ayudan a mejorar el negocio, pero siempre dependerá de cómo se gestionen y del desarrollo que siga la cultura del cambio. Pero, no nos engañemos, todas las empresas tienen el mismo hardware y el mismo software,el aspecto diferencial que debe dar a una empresa más ventaja competitiva sólo se dará incidiendo en los aspectos internos y organizativos".

En el aspecto interno, el profesor Valor, hace hincapié en el cambio radical que se ha producido en el perfil de las personas a contratar para el departamento de TIC.

Parte del supuesto de que los aspectos más técnicos deben acabar subcontratándose, mientras el personal propio, además de entender de tecnología ha de conocer el negocio que la empresa lleva entre manos.

Este es un cambio de perfil muy importante, sobre todo para los actuales directores de sistemas que provienen fundamentalmente del campo de la informática y tienen un relativo conocimiento del negocio. "El director de sistemas ha de ser capaz de sentarse con el consejero delegado y explicarle cómo mejorar la competitividad a través de la tecnología -aunque no hay muchos que lo hagan hoy en día-y luego ver al técnico subcontratado para explicarle lo que la empresa necesita. Ha de tener, además, una gran capacidad de negociación porque hay mucho dinero en juego y la elección de los mejores proveedores no resulta fácil, ya que muchas veces hay que ir a buscarlos muy lejos, en la India, por ejemplo". Pero no resulta sencillo hallar este perfil. Precisamente, una de las quejas que se empiezan a plantear en el sector es que los titulados que salen al mercado procedentes de carreras informáticas lo hacen con pocos conocimientos del funcionamiento del negocio en las empresas

Eso supone un impedimento adicional para otro de sus papeles clave en la organización: el de saber transmitir este talante al resto del departamento. Los miembros del mismo deben conocer marketing o logística, por ejemplo, para que las relaciones interdepartamentales sean lo más fructíferas posible. Valor advierte de un error que se puede cometer al llegar a este punto. "Nunca se debe subcontratar esta interficie, aunque muchas veces se hace. Es curioso comprobar como la empresa tiene ordenadores y subcontrata la estrategia, cuando debería hacerse justo al revés".

En cuanto a la organización cree que en todos los departamentos deben saber algo de tecnología, porque "no puede pasarse toda la presión al departamento de las TIC". Además, los directores funcionales lo necesitan para poder dialogar con el personal de tecnología, según su diagnóstico anterior. "Esto ya empieza a cambiar, la gente se va dando cuenta de que si quiere ser un buen directivo de una empresa comercial, por ejemplo, ha de conocer la suficiente tecnología como para saber en qué puede ayudarle ésta en su negocio". Maciá añade que "es necesario conseguir el mayor grado posible de conocimiento y compromiso entre todos los departamentos de la empresa para asegurar una óptima explotación de las TIC en la compañía".

La tercera dimensión sobre la que actuar, según el estudio comentado, es la de los clientes. ¿Qué pueden hacer las TIC en este caso? Para Valor, está muy claro que al igual que bajan los costes de coordinación entre las unidades de negocio internas, también lo pueden hacer con los clientes y los proveedores. "No tiene sentido que yo imprima un papel de una información de mi PC, lo ponga en un sobre, lo envíe el cliente y éste cuando lo reciba, lo pase a su ordenador. Esto es algo que se radicalizará muy pronto. Con la tecnología XML y la firma electrónica la comunicación entre empresas se hará eliminando papel. Estamos ante una nueva revolución".

Por su parte, Maciá apunta que en sectores como la gran distribución y el automóvil ya existe una integración importante en este sentido, pero que acabará extendiéndose a todos. "Hay que buscar mecanismos que permitan al empresario conocer a fondo el comportamiento del cliente, cómo actúa y cómo piensa, que le permitan valorar todos los canales a través de los que llega al mercado y, por supuesto, integrar la información general con la departamental y hacer que puedan compartirla todos los responsables funcionales".


Del presidente al director TIC

Para la elaboración del estudio de IESE y Penteo - "Retos de Negocio y su impacto en las TIC 2005" se realizaron dos reuniones de trabajo -una en Barcelona y otra en Madrid-en las que 20 máximos ejecutivos de empresas españolas debatieron para definir cuáles eran sus retos prioritarios de cara a 2006. Una vez definidos los retos se explicaron a los directores TIC. Y tuvieron lugar otras dos reuniones, ambas en Barcelona, conun grupo de 70 directores. Se trataba de que definieran qué podían hacer las TIC para ayudar a llevar a buen fin los retos propuestos por los presidentes.

Las reuniones tipo "brainstorming", fueron moderadas por profesores del IESE, buscando como punto final listas detalladas de pasos a realizar. "El proceso ha durado un año y medio y la última reunión fue en verano. La recopilación de las opiniones y la confección del estudio nos ha llevado hasta hace pocas semanas", comenta el profesor Josp Valor, que ha llevado las riendas del estudio por el IESE.

Desde Penteo, su director general, Antonio Maciá, recuerda el peso de los participantes en la confección del estudio. "En el que denominamos Foro de Presidentes, las empresas dirigidas por ellos representan un volumen de negocio superior a los 7.900 millones de euros. En el otro foro, el de los directivos TIC, el conjunto de empresas representadas supone un volumen de negocio superior a los 12.800 millones de euros".

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.