Las horas para ir al médico o al banco se pueden restar del sueldo, pero la empresa opta por la tolerancia. Salvo que así lo diga el convenio, la empresa no debe soportar sin más las ausencias de sus empleados por temas personales.

Hoy no va por la mañana a trabajar porque tiene que ir al banco a renegociar su hipoteca, pasado mañana se ausentará de la oficina todo el día porque los pintores irán a su casa sin concretar la hora, la próxima semana tiene cita con el dentista y se coge toda la tarde y este viernes saldrá un poco antes porque tiene que ir a recoger a un pariente al aeropuerto. Así sería la apretada agenda laboral de un profesional del escaqueo. Por si alguien piensa que semejante desfachatez se ampara en un sistema legal de permisos, nada más lejos de la realidad. Salvo que así lo diga el convenio -y no lo suele decir-, la empresa no debe soportar sin más las ausencias de sus empleados por temas personales. Ahora bien, según los expertos, si no se altera el ritmo de trabajo, los jefes aplican manga ancha y tolerancia.

'Mi empresa me descuenta un día de las vacaciones cada vez que me ausento un día para ir al médico ¿es esto legal? ', pregunta en un foro de internet una trabajadora. Según explica Miguel Pesquera, abogado del área de servicios financieros y administrativos de CC OO Comfia, salvo que el convenio de la empresa en la que se trabaje diga otra cosa, no existe regulación de esas pequeñas ausencias que surgen en el día a día. 'Lo correcto ' explica Pesquera, 'sería descontar estas faltas del sueldo del trabajador, pero en la empresa hay una gran tolerancia si el empleado cumple con sus funciones y avisa con tiempo '.

Para este abogado de CC OO lo importante de este tema es desmentir la creencia errónea - 'fomentada por la habitual tolerancia de las empresas '- de que no pasa nada por salir a media mañana de la oficina para ir a resolver papeles al banco o para ver la obra de teatro del hijo en el colegio. Quien abuse de la comprensión del jefe se puede llevar un susto en forma de sanciones, por ejemplo ser suspendido durante un tiempo de empleo y sueldo. En este sentido, conviene que cada uno repase su convenio y vea, por ejemplo, cómo las faltas de asistencia o la impuntualidad se castigan. Incluso, el Estatuto de los Trabajadores ampara el despido disciplinario por faltas repetidas e injustificadas de asistencia. Según explica Manuel Luque, profesor titular de Derecho del trabajo de la Universidad Pompeu Fabra y abogado asociado de Cuatrecasas, 'por injustificadas hay que entender las que no permite la ley, el convenio o la empresa con independencia de que el empleado las justifique o no '.

Ahora bien, según Luque, la dirección de la empresa debe estar atenta a dos cuestiones. Por un lado, a que la permisividad de la dirección con la necesidad de los empleados de faltar unas horas por un imprevisto 'es una pauta de cohesión en la empresa y evita la falta de identificación del trabajador con la empresa '.

Pero, por otro lado, la tolerancia continuada sobre un acto -por ejemplo, permitir que se llegue una hora tarde todos los días- crea una condición de trabajo. Si un día la empresa quiere dar marcha atrás con esa nueva condición deberá seguir un procedimiento especial que, si afecta a gran parte de la plantilla, implicaría la negociación con los representantes de los trabajadores. Según Luque, precisamente para evitar que la tolerancia cree nuevas condiciones de trabajo, las empresas castigan la impuntualidad o las ausencias, pero dentro de una buena gestión de equipos.

Al margen de la manga ancha, la abogada de Sagardoy Ana María Pérez Castillo explica que el Estatuto de los Trabajadores concede días u horas remuneradas a los empleados para asuntos muy tasados. 'Es una normativa generosa y además lo habitual es que los convenios la mejoren ' opina Pérez.

Para ir al dentista o al médico sin estar embarazada, para acudir al notario, al abogado o al banco, así como para llegar tarde al trabajo porque el vecino ha hecho goteras hay que esperar la comprensión del jefe porque la ley no concede ni un segundo para estas cuestiones. Sin tolerancia, hay que acudir al convenio a ver si se da horas o días pagados para asuntos propios o, en su caso, se conceden permisos no retribuidos. En este último caso, el trabajador y la empresa pactan la forma de compensación en dinero o en tiempo.


Los días de la ley

Matrimonio 15 días. Los convenios pueden ampliar este permiso, así como fijar desde cuándo empezarán a disfrutarse y si se pueden o no partir, por ejemplo, en dos permisos de siete y ocho días.

Nacimiento. Dos días para el padre. Si el trabajador debe por este motivo desplazarse, serán cuatro días. Si el hijo es prematuro o debe permanecer hospitalizado, el padre o madre pueden ausentarse del trabajo una hora al día o bien reducir jornada con reducción de salario por dos horas.

Fallecimiento de familiar. Dos días ampliables a cuatro en el caso de que sea necesario el desplazamiento. El pariente debe serlo hasta segundo grado de consanguinidad (hijos, nietos, padres o abuelos) o afinidad (nueras, yernos, suegros).

Accidente o enfermedad de familiar. Dos días ampliables a cuatro con desplazamiento. Debe ser grave o requerir la hospitalización del pariente, cuyo grado para que den permiso debe ser el mismo que el del fallecimiento.

Mudanza. Por traslado del domicilio habitual, la ley concede un día.

Funciones sindicales. Por representar a trabajadores, el tiempo que sea necesario.

Exámenes prenatales. Acudir al médico por seguimiento del embarazo en horas de trabajo es el único caso de visitas médicas para el que la ley reconoce un permiso retribuido por el tiempo que sea necesario para realizar este examen. Este mismo tiempo se concede para acudir a las clases de preparación al parto.

Ir al médico. Por esto no hay días, pero el médico puede dar la baja laboral.


Algunas propuestas de los convenios

Hasta diez días de permiso pagado
El convenio de las cajas de ahorros recoge que los trabajadores puedan disponer de hasta 10 días al año para asuntos extraordinarios.

Estos días son remunerados y deben pedirse antes de hacer uso de ellos. Entre los casos que podrían ampararse en este permiso pagado está ir a cuidar a un pariente lejano que está enfermo o pasarse un día entero vigilando las obras que hacen en la casa.

35 horas al año para ir al médico
En el caso de las empresas de telemarketing, los trabajadores pueden disponer de hasta 35 horas retribuidas al año para ir al médico siempre que sea del servicio público sanitario. Antes de usar estas horas, siempre previo aviso a los responsables y con justificación del médico que atienda al trabajador, se deberá intentar que la cita se fije durante el tiempo de descanso laboral del empleado.

Cuatro días de licencia
En el convenio de banca se dan cuatro días al año de licencia pagada. Estos días se pueden disfrutar se tenga o no que realizar alguna actividad especial. En este convenio también se conceden permisos no retribuidos. Por ejemplo, por necesidades familiares se puede faltar al trabajo durante una semana y hasta un mes y se pacta con la empresa cómo compensar esta ausencia de tiempo.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.