El paro bajó en 239.800 personas en 2005, y el número total de desempleados se situó en 1.841.300 y la tasa de paro en el 8,7%, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), hecha pública hoy por el Instituto Nacional de Estadística.

Este dato supone un aumento del desempleo con respecto al trimestre anterior, cuando la cifra fue del 8,42%, pero una disminución frente al dato de 2004, cuando el paro cerró el ejercicio en el 10,38%. Es la cifra más baja en 25 años.

Durante el pasado año, se crearon 894.100 empleos, casi un 4,9% más, alcanzando el número total de ocupados la cifra de 19.314.300 personas y dejando la tasa de desempleo en el 8,7%.

De entre las personas activas, el número de asalariados con contrato indefinido es de más de 15.841.600. Pero aunque la temporalidad se haya reducido seis décimas en el último trimestre, ha aumentado casi tres en relación con el año anterior. Así, las personas con un contrato temporal pasan de ser el 30,88% de los asalariados, en 2004; a ser el 33,77% del total.

La población activa se situó al cierre del pasado ejercicio en 21.155.500 personas, 199.400 más que las contabilizadas en el tercer trimestre y 654.400 más que un año antes (el 3,20% más)

En el primer trimestre de 2005 el INE introdujo varios cambios en la EPA, entre ellos el uso de un nuevo cuestionario. Estas variaciones han tenido sus efectos en los resultados estadísticos, aunque las cifras interanuales están corregidas del impacto de los cambios.

Más empleo para la mujer

Durante el pasado año, el desempleo descendió más entre las mujeres que entre los hombres. De esta forma, el paro femenino se redujo en 150.400 personas (12,2%), mientras que el masculino lo hizo en 89.400 personas (9,5%). Con estos datos, la tasa de paro masculina se situó en el 6,64% y la femenina bajó hasta el 11,6%.

Y eso que el aumento del desempleo registrado en el último trimestre se concentró casi en su totalidad en las mujeres, cuyo número de parados subió en 54.300. Entre los hombres, el desempleo alcanzó a 21.900 personas más.

Desagregando los datos por nacionalidades, el paro de los españoles bajó en 2005 en 267.400 personas, en tanto que los extranjeros en situación de desempleo aumentaron en 27.700 personas. La tasa de paro de los españoles se situó en el 8,5%, casi dos puntos menos que la de los extranjeros (10,23%), debido en gran parte a que la población inmigrante es más joven que la española.

Por sectores, la mayoría de los empleos se crearon en el sector servicios, con 724.000, frente a 158.000 de la construcción y los 24.200 de la agricultura. Por el contrario, se perdieron 12.100 empleos en la industria, un 0,37%.

Madrid lidera la bajada del paro.

El paro creció en 2005 en tres comunidades autónomas y se mantuvo sin variaciones en La Rioja. El mayor incremento de desempleados en términos absolutos correspondió a Castilla-La Mancha, con 9.700 parados más, seguida de Navarra (1.600 parados más) y Asturias (+1.000 desempleados). Por el contrario, los mayores descensos se registraron en Madrid (-60.300 parados), Cataluña (-39.300), Comunidad Valenciana (-38.700) y Andalucía (-29.000).

En cuanto a la ocupación, todas las comunidades crearon empleo en 2005. Andalucía fue la que encabezó la creación de puestos de trabajo, al ganar 179.600 ocupados respecto a 2004. A continuación se situaron Cataluña (+175.100 empleos), Madrid (+138.900) y Comunidad Valenciana (+100.500).

Las mayores diferencias entre la cifra de desempleo de hombres y mujeres se sitúan en Castilla-La Mancha, Andalucía y Extremadura, con más de ocho puntos.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.