Más del 90% de los trabajos requieren de habilidades en el manejo de nuevas tecnologías, lo que ha convertido el uso apropiado y seguro de la tecnología en un asunto muy importante para las empresas, independientemente de su tamaño o sector.

Una encuesta llevada a cabo de manera conjunta por CBI y AXA, la mayor patronal de Gran Bretaña y la compañía multinacional de seguros respectivamente, indica que hubo un promedio de 6,8 días por trabajador perdidos en 2004, con un coste de 12.200 millones de libras para la economía británica.

Entre las causas de estas bajas, han aumentado de manera desproporcionada los trastornos no específicos, particularmente los trastornos en las extremidades o las lesiones por esfuerzo repetitivo. Estos problemas afectan a más de medio millón de trabajadores.

La Ley de Discriminación a la Discapacidad de Gran Bretaña estipula que las empresas deben facilitar los ajustes razonables para los trabajadores discapacitados. Esta obligación está tan relacionada con la tecnología de oficina como, por ejemplo, con los accesos al centro de trabajo. Se puede aplicar de la misma manera a aquellos que desarrollan patologías por el exceso de uso de las nuevas tecnologías como a los que tienen discapacidades físicas, visuales o cognitivas. El deber del cuidado con respecto a las tecnologías de la información y la comunicación viene reforzado por las regulaciones estipuladas sobre equipos dotados de pantalla de visualización, que exigen tomar una serie de pasos para minimizar los riesgos.

A continuación se muestran una serie de pasos simples para que los empleados y las organizaciones adapten o modifiquen sus ordenadores para evitar posibles problemas:

1.Echa un vistazo a tu pantalla
Escoge un color de fondo para tu pantalla que se adapte a tus necesidades; tus ojos quizás no se adapten bien al blanco. Personas con problemas visuales o dislexia pueden beneficiarse de un cambio en la combinación de colores. El esfuerzo visual se puede evitar seleccionando tamaños de letra mayores y de estilo más claro.

2.Consejo sobre el ratón
El ratón no es la parte más fácil de manipular del equipo, sobretodo si se tienen problemas motrices y dificultades para hacer movimientos precisos con las manos. Prueba diferentes punteros de pantalla: hay muchos que son más grandes y fáciles de ver que una flecha pequeña. Puedes cambiar la velocidad de respuesta del movimiento del ratón y también la del doble ‘clic’.

Otra alternativa es evitar completamente el uso del ratón: existen mandos de pulsación capaces de hacer lo mismo que el ratón y, a menudo, es más rápido y fácil de utilizar, ayudando a reducir lesiones por esfuerzo repetitivo.

3.Controla tu teclado
Puedes escoger la velocidad con la que se repetirán las letras de una tecla cuando la mantengas pulsada; no necesitas pulsar más de una vez una letra aunque tengas que escribirla varias veces seguidas. Puedes evitar también tener que utilizar dos teclas al mismo tiempo utilizando las “sticky keys”: aquellas formadas por la tecla INS (teclado numérico 0) y por la pulsación conjunta de ésta y otra cualquiera del teclado numérico. Esta opción te permitirá dar la instrucción al ordenador de responder a la pulsación de una tecla como si hubieras pulsado varias al mismo tiempo.

4.Aumenta el número de palabras memorizadas
Las palabras, frases y expresiones usadas más frecuentemente pueden ser guardadas por el procesador de texto: no necesitas escribir tu nombre y tu dirección a cada momento. Tu ordenador puede convertir unos pocos caracteres en frases enteras prediciendo lo que vas a escribir.

5.Manejo para zurdos
Si eres zurdo, utiliza el ratón con tu mano izquierda y elimina la incomodidad de cambiar de mano. Cambiando la función de los dos botones del ratón, podrás utilizar tu dedo índice izquierdo sin problemas.

6.Comprueba tu postura
Asegúrate de que la pantalla está a una altura adecuada para ti y de que se puede acceder al nivel del teclado con los brazos relajados y el cuerpo erecto. Cuanto más tuerzas la columna o cuello, y más lejos tengas que ir para llegar al ratón, más probable será que te hagas daño. Esto también se puede aplicar a tu ordenador portátil: tus rodillas no son el lugar más adecuado para colocarlo.

7.Sé amable con tus manos
No pulses con demasiada energía las teclas ni agarres con demasiada fuerza el ratón. Asegúrate de que tus muñecas y dedos están relajados todo el tiempo y que no están inclinados o torcidos. Si es posible, deja descansar tus muñecas en tu teclado o en tu ratón.

8.Tómate una pausa
Deberías parar, estirarte y moverte regularmente: cada 15 minutos es lo recomendable. Incluso cuando tienes un plazo límite que cumplir, es importante mantenerse relajado: mueve tu cabeza y cuello; extiende tus brazos sobre tu cabeza y ponlos rectos; haz girar tus hombros y sacude las manos para destensarlas.

9.Profundiza en determinados casos
Algunas veces un empleado requerirá una planificación más estructurada y un análisis más profundo de sus problemas. Existe una gran variedad de adaptaciones de hardware y software para aquellos con discapacidades visuales y físicas, que van desde ratones alternativos a teclados de diferentes tamaños y formas. Lupas de pantalla, lectores de pantalla y dispositivos de reconocimiento de voz son algunas de las alternativas más sofisticadas, dependiendo de las necesidades en cada caso.

10.Promueve la mejor práctica
Equipa a los encargados de los equipos dotados de pantalla de visualización, tanto si son internos como externos, con los conocimientos necesarios para implementar cambios simples y con la confianza para que puedan averiguar si es necesario emprender cambios más profundos. Asegúrate de que los procedimientos son claros y accesibles para que los problemas más serios o complejos puedan recibir la inmediata atención y la acción preventiva requerida. Promueve la autoayuda dando a los trabajadores la oportunidad de aprender cómo trabajar de manera más sana con sus ordenadores y cómo adaptar su equipo informático de manera independiente.


Trucos para reducir los riesgos de utilizar el ordenador:

  • Ayuda a tus ojos, haciendo que el tamaño y el estilo de la letra y el color de la pantalla se adecuen a tus necesidades.
  • Cambia las configuraciones de tu ratón o de tu teclado para permitir una manipulación más sencilla, sobretodo si eres zurdo o tienes algún tipo de problema motriz para hacer movimientos precisos con las manos.
  • Añade atajos, como los de palabras usadas frecuentemente, para reducir el número de teclas a pulsar.
  • Asegúrate de que tu pantalla y tu teclado están a la altura y ángulo adecuados para no tener que sentarte de forma incómoda.
  • Asegúrate de que tus muñecas y dedos están relajados todo el tiempo y que no están inclinados o torcidos.
  • Tómate descansos regularmente y haz ejercicios de estiramiento.
  • Contrata los servicios de un especialista para evaluar detalladamente las necesidades en casos de discapacidad.
  • Si es necesario, invierte en tecnología adaptativa, como lectores de pantalla y software de reconocimiento de voz.

    Acceso a la noticia: http://www.peoplemanagement.co.uk/PM/Articles/howtousecomputers.htm

    * Fine, Bill. “How to use computers safely”. People Management Online, 26/01/2006. (Artículo consultado on line: 31/01/2006)

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.