Algo más del 35% de los españoles estaría dispuesto a marcharse a otro país de la Unión Europea (UE) a buscar empleo en caso de estar en el paro, según un Eurobarómetro publicado hoy coincidiendo con la presentación del año europeo de la movilidad.

La Comisión Europea reveló las principales conclusiones de ese estudio, que será difundido íntegramente el próximo lunes, coincidiendo con la presentación del año europeo de la movilidad, que pretende concienciar a los ciudadanos de las ventajas de cambiar de empleo o de trabajar en otra región o país.

Los nacionales más dispuestos a cambiar de país en esa misma situación son los polacos (más del 50%), seguidos de los luxemburgueses (casi 50%) y los suecos (cerca del 45%), y los más reacios son los austríacos (poco más del 20%), los irlandeses y los húngaros (menos del 30% en ambos casos).

Según el estudio, realizado el pasado septiembre y que recoge las respuestas de 24.000 ciudadanos de todos los países de la UE, la media europea de personas que, de estar desempleadas, serían capaces de marcharse a otro Estado miembro a buscar trabajo se aproxima al 40%.

Por otro lado, revela que algo menos del 60% de los españoles estaría dispuesto a irse a otra región o a otro país fuera de la UE en esas mismas circunstancias, frente al 65% de la media europea.

En el resto de la UE, los más preparados para desplazarse a otra región o país extracomunitario a buscar empleo son los franceses (más del 75%), los holandeses (75%) y los polacos (que superan el 70%), frente a los húngaros y los irlandeses (que no llegan al 50%), y los malteses, que se quedan en el 50%.

El estudio revela además que el español tiene de media cuatro empleos en su carrera profesional, porcentaje muy similar a la media de los Veinticinco.

Los europeos que más cambian de puesto de trabajo son los daneses, suecos y británicos (con una media de casi seis puestos), frente a los austríacos, eslovacos y malteses, que no llegan a los tres.

Por otro lado, revela que casi un 40% de los españoles opina que cambiar de trabajo cada pocos años es positivo desde el punto de vista personal, un porcentaje muy similar a la media europea.

Los más concienciados en ese ámbito son los suecos (casi 80%), seguidos de los daneses (más del 70%) y los checos (60%), mientras que los menos favorables a los cambios laborales son los estonios y austríacos (algo más del 20%) y los alemanes, que no llegan al 25%.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.