La Comisión Europea propone que los estados garanticen más y mejores servicios para el cuidado de los hijos de los trabajadores, una organización del trabajo "adaptable e innovadora" y políticas de igualdad más adecuadas.

La Comisión Europea ha pedido a los estados miembros que impulsen de una vez por todas el proceso de igualdad entre hombres y mujeres, para acabar con la discriminación de éstas. Inmersos en el siglo XXI, la Comisión reconoce que las féminas europeas siguen estando por detrás en cuanto a derechos se refiere, y de ahí la necesidad de buscar fórmulas que les ayuden a conciliar la vida personal y la laboral, el principal escollo para alcanzar esa necesaria igualdad.

En esta línea, propone "más y mejores" servicios para el cuidado de los hijos, una organización del trabajo "adaptable e innovadora" y políticas de igualdad más adecuadas, acciones que concretará el próximo viernes en una comunicación que las autoridades europeas han denominado Hoja de ruta para la igualdad entre hombres y mujeres.

La Comisión Europea hace estas reflexiones tras la elaboración del informe sobre igualdad entre hombres y mujeres 2006, que revela que las mujeres cobran de media un 15% menos que sus compañeros varones, fundamentalmente porque se concentran en profesiones que están peor remuneradas. Además, muchas de ellas se ven forzadas a dejar el trabajo debido a las graves dificultades que tienen para conciliar su vida personal y la profesional.

Más del 40% de las mujeres que trabajan fuera de casa lo hace en la educación y la administración pública o sanitaria. Yel trabajo a tiempo parcial representa más del 32% del empleo femenino.

Las dificultades para conciliar la vida personal y la laboral, junto con estereotipos y sistemas de remuneración y evaluación sexistas, siguen frenando el pleno desarrollo de las mujeres en el mercado de trabajo, indican las autoridades europeas. Una clara prueba es que las mujeres representan apenas un 32% de los directivos. "Sólo un 10% de los miembros de los consejos de administración y un 3% de los presidentes de las empresas más importantes son mujeres", dice el informe.

"Es inadmisible que se siga tratando a una mitad de la población de la UE peor que a la otra mitad. Necesitamos compromisos al más alto nivel para eliminar la diferencia por razones de sexo", indicó Vladimir Spidla, comisario de Empleo, Asuntos Sociales e Igualdad de Oportunidades de la UE.

La Comisión cree que ha llegado el momento de luchar contra esta eterna desigualdad, ya no sólo porque sea una cuestión de justicia, sino por cuestiones económicas y de población - la discriminación y los problemas para conciliar las vidas familiar y laboral retraen la natalidad, por ejemplo-, como señaló el comisario de Asuntos Sociales.

El mismo día en que la Comisión Europea presente su particular hoja de ruta para luchar contra la discriminación, el 3 de marzo, es previsible que el Gobierno español presente su ley de Igualdad, un texto normativo que también tiene como fin reducir esa desigualdad. Sin embargo, la negociación que mantiene con los sindicatos no va por buen camino, ya que, a juicio de éstos, el Gobierno no regula nada, sino que aconseja y vincula cualquier acuerdo a la negociación colectiva. Así, CC. OO. y UGThan señalado que si no se obliga por ley a que las empresas establezcan planes de igualdad, éstos o no se harán o no cumplirán su objetivo.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.