Una parte clave del trabajo de los profesionales de RH es gestionar el proceso de adaptación a un nuevo puesto de los trabajadores pero, ¿se toman seriamente estos profesionales sus primeras semanas en un nuevo puesto?

Esto es particularmente importante si estás en un puesto de responsabilidad en RH dónde sea crucial obtener resultados rápidamente: ser capaz de dar alguna evidencia tangible de que puedes cumplir las promesas realizadas durante la entrevista de selección. Un éxito rápido en ganarse la confianza de los demás directivos y ganar rápidamente apoyos para las iniciativas, pueden ayudarte en tu nuevo puesto de trabajo.

1.Empieza desde la fase de la oferta de trabajo
Las decisiones que se toman en el momento de aceptar un nuevo trabajo pueden tener un gran impacto en el futuro. ¿Hasta qué punto se puede llegar a negociar el contenido del posible nuevo trabajo? Se pueden tener más oportunidades de controlar la naturaleza de un nuevo puesto durante el proceso de selección y aceptación que durante los dos primeros años de trabajo.

2.Haz los deberes
Se puede haber hecho un gran trabajo de investigación para encontrar el puesto adecuado. Es importante seguir haciéndolo una ves lo consigas: absorbe la literatura de la empresa, invirtiendo tiempo en aprender el lenguaje de la organización. Precisar los mayores problemas y oportunidades a los que se enfrenta la empresa te dará pistas clave sobre cómo lograr el éxito profesional. Empápate de los principios corporativos; recuerda los nombres y los puestos de las personas más importantes. Apúntate las cosas más importantes, los nombres clave, los procedimientos y los números de contacto.

3.Empieza por centrarte en las personas
Las primeras dos semanas en un nuevo trabajo pueden tener un mayor impacto en la carrera profesional que cualquier otro periodo de tiempo posterior en ese puesto. La primera estrategia es escuchar, aprender y preguntar de manera inteligente. Aunque los procedimientos parezcan raros o deficientes, hay que aceptarlos temporalmente. Es mejor no hacer enemigos desde el principio por cualquier descuido. Se puede empezar identificando a dos tipos de personas: “futuros aliados”, por ejemplo, personas clave en Informática y Finanzas (averigua cómo afectan sus preocupaciones y ambiciones a las tuyas); y “agentes de información”, las personas que saben quién hace qué y a quién preguntar las dudas.

4.Sé rápido
Aprende rápido los códigos culturales, particularmente en qué medida se necesita confirmar las cosas por escrito y cómo se toman las decisiones. Es adecuado ejercitar el ciclo de actividades rutinarias: que no te pille desprevenido cualquier trabajo imprevisto. Aprende todo lo que puedas sobre procedimientos y estándares. La conformidad puede resultar aburrida, pero puede mantenerte lejos de problemas durante tus primeras semanas, y también dará señal de tu capacidad para aprender rápidamente los sistemas.

5.Vigila tus pasos
Hay que ser cauto con las tentación de sugerir nuevas ideas y métodos de trabajo en esta fase. Intenta no criticar la manera en que se ha trabajado hasta el momento. Puedes tener la posibilidad de hacer alguna sugerencia: es mejor compartir métodos que ya hayas utilizado, y sepas que funcionan, que decir a la gente cómo tendría que hacer las cosas. Aún mejor, muestra respeto y entusiasmo por lo que te vayas encontrando y no lo pongas todo en duda desde el primer día; podrías estar pisoteando proyectos domésticos consolidados.

6.Haz red
No te fíes de la gran presentación del primer día para conocer a la gente. Siéntate a comer cada día con tus nuevos colegas. Aprovecha las oportunidades que surjan para visitar otros departamentos o divisiones de la organización. Cuando te presenten a tus nuevos compañeros, no sólo sonrías e inclines la cabeza, muestra un interés real por las cosas que hacen y por sus problemas.

Haz preguntas abiertas sobre las maneras en que RH podría ayudar en el trabajo de tus compañeros y prepárate para recibir algunas reclamaciones complicadas de resolver. Puede que seas la primera persona que les hace una pregunta de ese tipo en mucho tiempo. Al mismo tiempo, asegúrate de que no haces demasiadas promesas en esta fase porque, probablemente, no sepas hasta qué punto podrás cumplirlas.

7.Busca resultados rápidos
¿Cuál es el mayor impacto que puedes lograr con la menor cantidad de tiempo, esfuerzo y recursos? A menudo, los nuevos responsables de RH tratan de imponer un plan de cambio. Esto requiere tiempo y encontrará resistencias. El mejor método es preguntar: ¿Qué se puede hacer para mejorar la productividad? ¿Qué puede ser resuelto de manera obvia y económica? Otras preguntas para los trabajadores más productivos: “¿Qué podríamos mejorar?” y “¿Cómo podemos ayudarte para que hagas aún mejor tu trabajo?”.

Decide o busca permiso para implementar dos o tres cambios que no supongan mucho gasto en dinero pero si en imaginación. No olvides reconocer a la persona que te haya dado una buena idea. Asegúrate de dar una continuidad a los cambios, que no los vean como “flor de un día”.

8.Coge la onda
El siguiente paso, una vez ya te has establecido, es identificar alguna área de trabajo que se esté convirtiendo en un centro estratégico para la organización. Para conseguirlo, necesitas sintonizar con las principales necesidades de la empresa. Facilitando soluciones de RH que se centren en lo que realmente importa al más alto nivel directivo, indudablemente, hará que se te tenga en cuenta.

9.Considera tu desarrollo
Conoce la actitud de tu compañía ante el desarrollo profesional. ¿Qué formación se ofrece? ¿Cómo se negocia y justifica la misma? ¿Quién es el responsable de tu propio crecimiento y aprendizaje? ¿Cuál es la actitud de tu organización ante el desarrollo personal, el mentoring, y el plan de carrera? Más importante aún, ¿cuál es el estilo de la organización? ¿Se espera que busques oportunidades para el crecimiento o eso se ve como algo molesto?

10.Huye de las convenciones
Los nuevos empleados a menudo asumen que el ascenso profesional es mejor escalarlo paso a paso y que alguien les dará un empujón hacia arriba si están en el lugar adecuado y hacen un buen trabajo. Esta es la visión tradicional del desarrollo profesional. En realidad, es mucho más probable que necesites una ruta no convencional para llevar tu camino hacia arriba. Es cuestión de encontrar partidarios, hablar el lenguaje adecuado y saber leer entre líneas, combinado con poner mucha atención en los siguientes pasos a dar. Pasos que podrían ir desde hacer un movimiento lateral, hasta hacerlos hacia otra empresa.


Lista rápida

Estrategias para tus primeros meses en el trabajo. Asegúrate de que lo que haces es Obviamente...

  • Observable. La gente hablará sobre tus progresos.
  • Contrastado. Los efectos serán evaluables respecto a los estándares organizativos.
  • Visible. Por las personas clave que toman las decisiones y que pueden marcar la diferencia en tu futuro.
  • Individual. El hecho de que tu contribución personal sea claramente identificable.
  • En sintonía. Facilitar soluciones de RH centradas en lo que realmente importa a la organización al más alto nivel directivo.
  • Comprendido. La gente verá los obstáculos que has tenido que superar.
  • Especial. Para diferenciarte de otras posibilidades que da RH, tanto internas como externas.

    Acceso a la noticia: http://www.peoplemanagement.co.uk/PM/Articles/howtomakeyourmark.htm

    * Lees, John. “Can How to make your mark in a new job”. People Management Online, 09/03/2006. (Artículo consultado on line: 21/03/2006)

  • Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

    Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
    Suscripción

    Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
    Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.