¿Le gustaría que el ordenador le regañara si usted no concilia el trabajo con su vida personal? Ésa es una de las iniciativas presentadas ayer en la jornada Ser empresa solidaria: primeros pasos, organizada en Valencia.

¿Le gustaría que el ordenador le regañara si usted no concilia el trabajo con su vida personal? Ésa es una de las iniciativas presentadas ayer en la jornada Ser empresa solidaria: primeros pasos, organizada por la Generalitat, las Cámaras de Comercio y la Fundación Dasyc. En la sesión, cuatro empresas explicaron las ideas que están desarrollando para que sus empleados equilibren el peso del trabajo en su vida. La consultora tecnológica Antara explicó su sistema. Un programa de ordenador que, aunque inicialmente se concibió para controlar la producción, acabó sirviendo para saber si un empleado está "quemado" y que se ha terminado convirtiendo en una herramienta individual que mide el índice de calidad de vida. El consejero delegado, Miguel Borrás, explicó que, en su compañía, se trabaja con horarios absolutamente flexibles, combinando el teletrabajo con la actividad presencial, y que la herramienta informática que ha desarrollado ayuda, por ejemplo, a una asignación más eficiente de los trabajos. Pero no sólo eso. "El sistema avisa cuando tu banda de calidad de vida se sale de un margen y, si no se soluciona con el tiempo, lo comunica a tu jefe".

Trabajar cerca de casa

La cooperativa Consum también presentó sus iniciativas. La directora de Comunicación, Guillermina Cano, comentó que se intenta que los empleados trabajen en la localidad donde residen y, si no es posible, estén a una distancia no superior a veinte kilómetros.

También ofrece a las empleadas la posibilidad de acumular el periodo de lactancia a la baja por maternidad. La firma está implantando en sus nuevas aperturas el programa InnovAC que, entre otros aspectos, modifica la estructura de las tiendas para que se puedan realizar jornadas continuas y fomenta la polivalencia de los puestos para facilitar la flexibilidad en los turnos.

En Sanitas, la iniciativa se direge al teletrabajo, como explicó su directora de Desarrollo y Formación, Danielle Ghering. Tras varios años con este sistema, asegura que ha aumentado la satisfacción de los trabajadores y también la de sus superiores. Además, genera un ahorro de espacios y energía en las oficinas y también facilita la medición del rendimiento por objetivos.

El responsable de Planificación de Recursos Humanos de la Caja de Ahorros del Mediterráneo, Bernardo Chuliá, expuso que la entidad tiene varios proyectos ligados a la maternidad, como la concesión de tres años de excedencia con reserva de puesto o los seis días libres que tienen los padres cuando nacen sus hijos. Además, observó que los hombres tienden a peedir las vacaciones con las fechas en las que nacen sus niños.

La jornada contó con la presencia de Nuria Chinchilla, del Iese, quien afirmó que para mejorar la conciliación sería bueno que los hombres estuvieran un tiempo solos en la casa, porque hay que cambiar cosas en el hogar y eso "no sucederá hasta que no haya una baja paternal obligatoria de un mes, como en Noruega".

Añadió que en España falta trabajo a tiempo parcial y que erróneamente se confunde la presencia en la oficina con el compromiso en el trabajo.

Chinchilla sugiere implantar una baja parternal de un mes para facilitar el reparto de tareas.

Acceso a Fundación Dasyc: http://www.fundaciondasyc.org

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.