La Comisión Europea ha presentado su propuesta revisada de directiva de servicios, tras eliminar el polémico 'principio de país de origen ', que provocó airadas protestas sindicales ante el temor de un deterioro de las condiciones laborales.

La Comisión Europea (CE) presentó hoy ante los eurodiputados su propuesta revisada de directiva de servicios, en la que asume las principales líneas adoptadas por la propia Eurocámara el pasado 16 de febrero, entre ellas eliminar el polémico 'principio de país de origen ', que provocó airadas protestas sindicales ante el temor de un deterioro de las condiciones laborales. La oposición que provocó la directiva, conocida con el nombre del anterior comisario --Fritz Bolkestein-- estuvo también detrás del 'no ' francés a la Constitución Europea y llevó al Parlamento Europeo a suavizar la normativa.

Tras las enmiendas introducidas por la Eurocámara para rebajar los aspectos más polémicos del texto, el comisario de Mercado Interior, Charlie McCreevy, se comprometió a modificar la normativa redactada por su antecesor para tener en cuenta la opinión del Parlamento. Durante el debate celebrado esta tarde en Estrasburgo, los grupos agradecieron a la Comisión este gesto y acogieron de manera positiva el nuevo texto, que todavía tiene que pasar el trámite del Consejo.

Tal y como propuso la Eurocámara, la propuesta del Ejecutivo comunitario no tendrá consecuencias en el derecho laboral nacional y no será de aplicación en el caso de los trabajadores desplazados, que tendrán, como en el caso de los servicios sanitarios, una regulación específica. Además, también excluye del ámbito de la directiva los servicios financieros, las telecomunicaciones, los transportes, correos, la sanidad, los servicios sociales, las agencias de trabajo temporal, la seguridad privada, los juegos de azar y los servicios audiovisuales.

'Permitirá en el futuro un mayor crecimiento y empleo en la Unión Europea al liberalizar el intercambio y las inversiones transfronterizas en el ámbito de los servicios. Será más fácil para las empresas establecerse en cualquier país de la UE y tendrán menos dificultades para prestar sus servicios más allá de sus propias fronteras. Además los Estados miembros deberán eliminar los obstáculos a estos intercambios ', argumentó McCreevy.

El responsable de Mercado Interior llegó a admitir que la propuesta original del comisario Bolkestein tenía 'ventajas e inconvenientes ' pero se enfrentaba a una 'realidad política ' y que, por tanto, no hubiera podido convertirse nunca en un paquete legislativo. 'No hubiera visto la luz ', dijo.

Las principales características de la propuesta enmendada se refieren a las condiciones para el establecimiento empresarial, la prestación de servicios transfronterizos, la protección de los consumidores y el control de las empresas. La Comisión abandona el punto de vista parlamentario sólo en el caso de los servicios jurídicos, que incluye en la directiva.

SATISFACCION DE LOS GRUPOS

En nombre del PPE, la eurodiputada belga Marianne Thyssen, dijo mostrarse satisfecha con el curso de los acontecimientos y resaltó que la normativa salvaguardará tanto los intereses económicos, como las preocupaciones sociales y la protección al consumidor. 'Sabemos que es posible encontrar el equilibrio y estamos seguros de que la presidencia austriaca logrará una directiva que sea buena para las empresas, los consumidores y los trabajadores, así como para el crecimiento y el empleo ', aseguró.

El PSE, a través de la eurodiputada alemana y autora del informe que aprobó el Parlamento en su pleno de febrero, Evelyne Gebhardt, consideró que se ha dado un paso 'decisivo ' hacia la Europa social y se felicitó de que se haya tenido en cuenta a los sectores más directamente afectados, si bien adelantó que la cuestión de los servicios sociales deberá ser objeto de futuras discusiones.

Toine Manders, eurodiputado liberal holandés, abundó en la idea de que la directiva era un 'gran paso ' hacia el empleo en Europa y que crear puestos de trabajo es mejor manera de garantizar la seguridad social que invertir en los llamados logros sociales. Manders discrepó, no obstante, de la amplitud de la lista de servicios excluídos del campo de aplicación de la normativa porque, a su juicio, permiten que se siga ejerciendo el proteccionismo, y mostró su preocupación por dejar fuera el sector audiovisual.

Para los Verdes, que acogieron con agrado que la Comisión asumiera las sugerencias del Parlamento, el texto es problemático en lo que respecta a la inclusión de los servicios de interés general, por lo que propusieron que este capítulo sea objeto de una directiva específica. Francis Wurtz, que intervino en nombre de la Izquierda Europea, aseguró que su grupo examinaría la propuesta del Ejecutivo comunitario 'con lupa ' y lamentó que la integración siga marcada por la libertad del mercado y no por una mayor solidaridad.

Adam Jerzy, eurodiputado polaco de Unión por la Europa de las Naciones, tuvo una de las intervenciones más duras y no ocultó su 'decepción ' por el nuevo texto, que vio lleno de 'declaraciones ambiguas ' que aprovecharán 'quienes se oponen a la libertad de mercado '. Jerzy criticó la visión 'miope ' de algunos líderes de la Europa de los Quince y la actitud pasiva y apática ' de la Comisión, a la que recomendó 'más valentía ' para hacer cumplir los objetivos marcados en la Estrategia de Lisboa.

También los sindicatos europeos reaccionaron de manera positiva al anuncio de la Comisión y dijeron apreciar sus esfuerzos para mantener las disposiciones esenciales del compromiso parlamentario, pero dejaron claro que hay aspectos que deberán ser objeto de un análisis más detallado.

'Nos alegramos de que la Comisión haya cumplido ampliamente su compromiso, pero todas las modificaciones hay que verlas ahora en detalle ', declaró el secretario general de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), John Monks. 'Parece que, a simple vista, algunos cambios están incompletos, poco claros e imprecisos por lo que la CES pedirá al Consejo estudiar todos estos aspectos de manera detallada ', insistió.

Por su parte, la patronal europea UNICE reconoció que la propuesta de la Comisión aporta 'elementos de clarificación ', facilitará la prestación de servicios en la UE y eliminará muchas cargas burocráticas. No obstante, lamentó la 'drástica reducción ' del ámbito de aplicación de la directiva y, en particular, que se haya dejado fuera a las agencias de trabajo temporal, para las que la legislación de trabajadores desplazados ya preveía la aplicación del principio de país de origen.

TRABAJADORES DESPLAZADOS

La Comisión Europea presentó hoy también sus orientaciones sobre la directiva que regirá a los trabajadores desplazados y planteará también una normativa específica sobre la movilidad de los pacientes y reembolso de los costes sanitarios, que asume el comisario de Salud y Protección al consumidor, Markos Kiprianou.

Mientras, el responsable de Empleo y Asuntos Sociales, Vladimir Spidla, puso el acento en que la directiva busca la protección de los trabajadores desplazados y evitar el 'dumping social '. Entre los aspectos concretos que se recogen en esta directiva figura el respeto a los periodos máximos de trabajo y los mínimos de descanso, la duración mínima de vacaciones anuales pagadas, el salario mínimo, la seguridad, la salud y la higiene en el trabajo o las condiciones que han de aplicarse a mujeres embarazadas o por periodo de maternidad. La comunicación presentada hoy busca ofrecer unas 'directrices ' a los Estados miembros sobre los 'criterios administrativos ' que tienen que seguir respecto a los trabajadores desplazados.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.