Joaquín Nieto (CCOO) y Dolors Hernández (UGT): "De nuevo el 28 de abril, Día Internacional de Salud y Seguridad en el Trabajo, recordamos a los más de dos millones de trabajadores y trabajadoras que fallecen cada año en todo el mundo."

De nuevo el 28 de abril, Día Internacional de Salud y Seguridad en el Trabajo, recordamos a los más de dos millones de trabajadores y trabajadoras que fallecen cada año en todo el mundo, así como a los 270 millones de accidentados y 160 millones que enferman, todos ellos víctimas de unas condiciones de trabajo inseguras, insalubres o insostenibles.

En España, la jornada coincide con el décimo aniversario de la entrada en vigor de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Durante estos 10 años se ha producido una gran transformación: hemos conseguido un importante avance en el reconocimiento social del derecho a la salud y seguridad en el trabajo, elevándolo a la categoría que se merece como asunto político, social, laboral y de salud de primer orden. También nos hemos dotado de un volumen considerable de personas, conocimientos, medios, políticas e instituciones preventivas de los que carecíamos. Todo ello ha hecho posible que en numerosas empresas los trabajadores estén más protegidos y reducir los índices de mortalidad en el trabajo.

Pero, a pesar de estos avances, la siniestralidad laboral sigue siendo un gravísimo problema y el peor indicador socioeconómico. Hoy todavía siguen muriendo cinco trabajadores a diario en España, en 2005 se produjo casi un millón de accidentes; 906.836 de ellos en el puesto de trabajo; 1.369 mortales (379 de ellos in itínere), alrededor de un 3% más que en el año 2004. Accidentes a los que se deben añadir otros muchos que ni tan siquiera aparecen en las estadísticas como ocurre con los falsos autónomos en la construcción y el transporte o con los inmigrantes sin papeles en la agricultura y los servicios.

La falta de aplicación de las normas por parte de los empresarios, la degradación del mercado laboral, el mantenimiento de una tasa de temporalidad que triplica a la media de la Unión Europea, el uso abusivo de la subcontratación, el todavía insuficiente compromiso político de las Administraciones, hacen que en España se sigan manteniendo las tasas de siniestralidad más altas de la Unión Europea. La Unión General de Trabajadores y Comisiones Obreras consideramos que esta situación es inaceptable para la sociedad e insoportable para los trabajadores y trabajadoras.

Por ello, exigimos un mayor compromiso de quienes tienen la responsabilidad legal de cumplir con las normas, los empresarios, y de quienes tienen la responsabilidad política de hacer cumplirlas, las Administraciones públicas. Todavía hoy existe un déficit manifiesto de implicación de los empresarios en la prevención de riesgos laborales, más preocupados por la transferencia de responsabilidad que por asumir la prevención como un elemento fundamental de la organización productiva. También hay enormes carencias formativas y ausencia de mecanismos efectivos de participación de los trabajadores y sus representantes, fundamentalmente en las empresas más pequeñas.

Asimismo, esperamos un papel más activo del Ministerio Fiscal, desarrollando su función constitucional de promotor de la acción de la justicia frente a los delitos contra la seguridad de los trabajadores. La nueva figura del fiscal coordinador de siniestralidad Laboral cuenta con todo nuestro apoyo para el desempeño de su importante labor.

Para corregir las deficiencias de nuestro sistema preventivo se está ahora debatiendo en el seno del Diálogo Social lo que será la primera Estrategia Española de Salud y Seguridad en el Trabajo, que deberá ser la piedra angular de todas las políticas en salud laboral de los próximos años, al igual que lo fue el Plan Nacional de Acción contra la Siniestralidad Laboral acordado por todas las Administraciones y agentes sociales en 1998.

El inminente acuerdo de reforma del Sistema de reconocimiento de Enfermedades Profesionales debería servir para visualizar una realidad oculta. El volumen y gravedad de las enfermedades contraídas en el trabajo exige políticas protectoras específicas. El primer paso debe ser el conocimiento de las enfermedades profesionales que realmente se producen y que hoy no se reconocen.

Uno de los máximos exponentes de la gravedad de las enfermedades profesionales lo representa el amianto. Los sindicatos españoles nos unimos a la campaña sobre la prohibición mundial del amianto liderada por la CIOSL. En España, al igual que en otros países da la UE, aunque el uso y comercio del amianto está ya prohibido, sus secuelas forman parte de nuestras vidas y sigue habiendo dos millones de toneladas instaladas con riesgos para la salud pública y el medio ambiente, lo que obliga a los poderes públicos a adoptar medidas que garanticen la seguridad en el proceso de desamiantado y que den respuesta urgente a las demandas de las víctimas originadas por el amianto. Lo merecen. Como todas las víctimas laborales.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.