Los profesionales son el factor crítico de la gestión. Esta es la conclusión de una mesa de expertos reunidos en Sevilla. El poder estratégico que poseen los profesionales del sistema sanitario no entiende de sectores públicos o privados.

El poder estratégico que poseen los profesionales del sistema sanitario no entiende de sectores públicos o privados. Es igual de determinante, independientemente de la titularidad del centro en el que ejerzan. Así lo han señalado los ponentes de una mesa redonda sobre las perspectivas y tendencias de los modelos de gestión sanitaria dentro de las I Jornadas de Gestión Sanitaria organizadas en el Instituto de Estudios El Monte, de Sevilla, por José Millán Acosta, director gerente de Gestión para la Formación y la Salud y médico de empresa del hospital Fremap de la capital hispalense.

Éste ha sido el eje central sobre el que han pivotado Joseba Barroeta, director gerente del Hospital Virgen del Rocío; Pedro Ellaury, director de Hospitales en España de United Surgical Partners Europe (USP); Pedro Capilla, presidente del Consejo General del Colegio Oficial de Farmacéuticos, y Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Enfermería de España, que han fijado como clave de la mejora de la gestión sanitaria "mimar" a los profesionales.

Potenciales

Para Barroeta, el éxito tiene que ver con "hacer aflorar todo el potencial de los profesionales tanto de forma individual como en grupo para que se sientan realmente parte de la organización". Además, la base de las nuevas formas de organización es, para el gerente, "conseguir una mayor actividad con menos estructura y con más calidad y confort". Su experiencia confirma que poner a disposición del sistema la capacidad instalada de un gran hospital y dar así opción a los profesionales para que puedan utilizar la infraestructura eleva la calidad.

Barroeta ha explicado que los autoconciertos han servido para consolidar las garantías en demora de atención al paciente y que ofrecer a los profesionales la posibilidad de acudir a centros concertados ha tenido el mismo efecto. "Es importante la frescura dentro de la gestión para hacer posibles todas las posibilidades que colaboren en la eficiencia de un sistema sanitario".

El indicador perfecto

La mejor expresión de que un complejo funciona es, según Barroeta, los índices del servicio de trasplantes y el volumen de la investigación. "No hay hueco para la excelencia, ni en centros privados ni públicos si no se desarrolla este área. Es una actividad más, como la asistencial o la docente". Además, ha defendido la opción de la financiación externa para descargar al sistema público.

Ellaury ha subrayado que la misión de los centros privados debe orientarse a proporcionar el máximo nivel de asistencia sanitaria, alcanzar la excelencia hotelera para pacientes y familiares, afianzar el liderazgo sanitario, potenciar el desarrollo profesional de los trabajadores, mantener un diálogo constante con los referenciadores sanitarios y conseguir los objetivos con máxima eficiencia económica. Uno de los factores críticos para conseguirlo es el plan estratégico. "Jamás debe considerarse algo estático, sino que debe revisarse, como mínimo, una vez al año. El hospital debe ser gestionado como una empresa que camina hacia la calidad asistencial y hacia la excelencia, donde todo gire en torno al paciente".

Desde la óptica de la atención farmacéutica, Capilla ha expresado la necesidad de que los profesionales de su sector entiendan el compromiso para que prospere la sanidad. "Si no, nuestra vocación de farmacéuticos se estrellará. Hay que impulsar la formación continuada de los farmacéuticos en planes de colaboración con el Ministerio de Sanidad, potenciando una sanidad adecuada en el panorama farmacéutico".

Fuerza productiva

Por su parte, el presidente del Consejo General de Enfermería de España, ha remarcado que "los enfermeros, que son igualmente facultativos, son la fuerza productiva de cualquier centro sanitario". González Jurado ha utilizado el paradigma de la ciencia, la conciencia y el compromiso para destacar el papel de la enfermería en el desarrollo de la cohesión, la calidad y la seguridad dentro de la atención asistencial. Desde su punto de vista, su futuro y su peso real en el progreso de las organizaciones sanitarios tiene relación con la consolidación de su autonomía, su especialización según las necesidades del paciente y su entorno, la obligación de la formación a lo largo de toda la vida y una carrera profesional (ver página 8) "única en todo el Estado e igual para todos los profesionales sanitarios porque aquí estamos divergiendo en vez de convergiendo y eso resta eficacia a la atención sanitaria".

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.