El presidente y director ejecutivo de la filial de Toyota Motor en Norteamérica, Hideaki Otaka, ha adelantado del próximo junio al lunes de esta semana su salida de ambos puestos por una denuncia por supuesto acoso sexual.

La denuncia la presentó la semana pasada la ex asistente de Otaka Sayaka Kobayashi, que pide 149 millones de euros por un delito del que el alto ejecutivo se declara inocente.

"En Toyota, hay tolerancia cero al acoso sexual o la discriminación de cualquier tipo", ha subrayado su presidente, Katsuaki Watanabe, en un comunicado. "Estamos decididos a hacer las mejoras necesarias y apropiadas que permitan reconocer mejor, prevenir y abordar todas las instancias de conducta inadecuada y así cumplir con nuestros principios fundamentales de respeto a las personas", añadió.

Con ese fin, Toyota establecerá un panel, dirigido por Alexis Herman, secretario de Trabajo en la presidencia de Bill Clinton, que revisará las prácticas de sus empleados y reforzará la formación de sus altos directivos, con lo que confía en crearse una reputación de excelencia bajo el nuevo equipo nombrado al frente de la filial en Norteamérica. Así lo ha adelantado Watanabe, quien encabeza el segundo fabricante de automóviles del mundo tras General Motors.

La denuncia, sobre la que no se ha pronunciado Toyota Motor pese a que también ha sido inculpada, la presentó la semana pasada ante el Tribunal Supremo de Nueva York la ex asistente de Otaka, de 42 años. En la denuncia, Kobayashi detalla que, desde que se inició su colaboración en agosto de 2005 y hasta finales de ese año, Otaka, de 65 años, la asaltó sexualmente en un viaje de trabajo en Washington y en una comida en el Central Park en Nueva York.

Manipular la agenda

Igualmente, le acusa de manipular su calendario de trabajo y de viajes de negocios para estar juntos a solas, de presumir de sus infidelidades matrimoniales y de asegurarle que su novio no era idóneo para ella.

Otaka, de 65 años, había accedido la pasada semana a dejar Toyota Motor para trabajar en la asociada Daihatsu Motor, pero, en vez de ello, ha decidido adelantar "voluntariamente su salida" y jubilarse.

Los abogados de Kobayashi han destacado que su clienta, actualmente en baja por enfermedad, demandó a Otaka después de que Toyota ignorara sus quejas y de que la castigara al darla a elegir entre salir de la firma o regresar el pasado enero al departamento de planificación, del que procedía, opción esta última por la que se decantó.

La denuncia ha obligado a Otaka a acelerar su retirada pues cree que la permanencia en sus funciones "no beneficia a la compañía" y al gigante del automóvil, a reestructurar su dirección en Norteamérica. James Press, de 59 años y presidente de la división de ventas de Toyota Motor, relevará inmediatamente a Otaka, y será así el primer estadounidense en encabezar la filial de la multinacional japonesa.

Las empresas japonesas son frecuentemente censuradas por los escasos cambios de sus infraestructuras y de la mentalidad de sus empleados respecto al cada vez mayor papel que van adquiriendo, aunque lentamente, las mujeres en el mundo laboral nipón.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.