En EE UU es habitual que un empleado viva a muchos kilómetros de su puesto de trabajo, pero nadie vive tan lejos como David Givens. Givens, ingeniero del grupo tecnológico Cisco, recorre cada día 300 kilómetros... de ida, y otros 300 de vuelta.

En EE UU es normal que un empleado viva a muchos kilómetros de su puesto de trabajo y pase bastante tiempo al volante de su coche. Pero nadie vive tan lejos como David Givens. Givens, ingeniero del grupo tecnológico Cisco, recorre cada día 300 kilómetros.... de ida, y otros 300 kilómetros de vuelta, entre su rancho en Mariposa, California, y su oficina en Silicon Valley.

David Givens ha ganado un concurso de la cadena de talleres de coches Midas que le confirma como el estadounidense que más kilómetros hace para llegar a su trabajo. Los 10.000 dólares del premio serán de gran ayuda para Givens, que gasta unos 800 dólares al mes en gasolina y que, como millones de personas en todo el mundo, está acusando en su presupuesto el alto precio del petróleo.

Givens asegura que siempre pensó que sus siete horas diarias al volante -eso, si no hay atasco- no eran algo tan inusual. El ingeniero sale cada día de casa a las 4.30 de la mañana y regresa hacia las 8.30 de la noche. Pero insiste en que le compensa y en que el largo trayecto no es para tanto. 'Me gusta conducir ', explica Givens. 'Es relajante. En el coche puedo escuchar la radio o audiolibros y tener algo de tiempo para mí '. A cambio, Givens tiene un trabajo que le apasiona y puede permitirse el lujo de vivir en un rancho cercano al parque nacional de Yosemite, uno de los lugares más bellos de EE UU.

Según datos de la oficina del censo de EE UU, cada estadounidense emplea cada año unas 100 horas en desplazamientos laborales, más de lo que muchos disfrutan en días de vacaciones. El tiempo medio diario está en 25,5 minutos y en 2004, últimos datos disponibles, un 7,6% hacía trayectos de más de una hora, frente al 6% de 1990.

Pese a que la gasolina ya supera en EE UU los 0,79 dólares por litro, un precio desconocido para los norteamericanos, la mayoría sigue haciendo estos trayectos en coche. Aunque la gasolina subió un 23% entre 2004 y 2005, el número de kilómetros recorridos por los automovilistas estadounidenses prácticamente no varió y el consumo de carburantes e incluso aumentó ligeramente.

Los expertos no esperan que el alto precio del petróleo cambie radicalmente los hábitos de los estadounidenses, pero algunos ven tímidos cambios. 'La gente está empezando a buscar alternativas, como el transporte público o los sistemas para compartir vehículos ', afirman los portavoces de la ACT, la principal asociación de EE UU centrada en el estudio de los desplazamientos laborales diarios. Y cada vez más empresas apoyan el teletrabajo. Según una encuesta realizada a finales de 2005, unos 26 millones de estadounidenses trabajan desde su domicilio al menos una vez al mes, un 7,6% más que un año antes.

Givens dice que Cisco da facilidades a los empleados que optan por el teletrabajo, pero, lamentablemente, su puesto exige que esté presente en los laboratorios de la empresa. Givens prevé seguir conduciendo siete horas diarias hasta que se jubile, aunque reconoce que se lo pensará si la gasolina sigue subiendo. 'A partir de 1,05 dólares por litro me compensa más alquilar un apartamento cerca de la oficina ', explica.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.