Según un informe realizado por dos profesores de la Universitat Pompeu Fabra, hay una correlación "significativa" entre la proporción de mujeres en los ayuntamientos y la oferta de plazas municipales para atender a los más pequeños.

¿En qué pueden notar los ciudadanos una mayor presencia de las mujeres en los centros de poder, tal como promueve la nueva ley de Igualdad? Sus impulsores defienden que, entre otras cosas, será una oportunidad única para que los intereses de las mujeres - y por extensión de los hombres- estén mejor defendidos en cuestiones como la conciliación de la vida laboral con la personal. Para apoyar esta tesis, basta remitirse a informes como el realizado por dos profesores de la Universitat Pompeu Fabra donde reseñan una correlación "significativa" entre la proporción de mujeres en los ayuntamientos y la oferta de plazas municipales para atender a los más pequeños.

Los autores del estudio ¿Qué hacemos con el peque?,María José González y Sergi Vidal, aseguran que "la participación femenina en el gobierno local tiene un efecto positivo y significativo sobre la escolarización en centros públicos para los menores de tres años. Una proporción mayor de mujeres en el Consistorio municipal está asociada a una mayor cobertura pública del servicio, así como una mayor presencia relativa de los servicios públicos con respecto a los privados. Para Vidal, "se evidencia más sensibilidad de las mujeres que pueden decidir hacia la ampliación de los servicios sociales". Los investigadores explican además que la oferta de plazas para el primer ciclo de educación infantil en los municipios tiene que ver con la tasa de actividad femenina, el número de menores de tres años, la renta disponible por hogar, el tamaño poblacional...

Los profesores de la Pompeu Fabra aseguran que la creación de plazas educativas para pequeños de hasta dos años es "uno de los mejores mecanismos para generar igualdad de oportunidades educativas para los menores y apoyar, al mismo tiempo, el empleo femenino".

Al igual que ocurre con la participación de las mujeres en los gobiernos municipales, autonómicos o estatales, la oferta para el cuidado de los más pequeños es muy heterogénea no sólo entre comunidades autónomas sino entre ayuntamientos. En Catalunya, la tasa de cobertura en centros de educación infantil de cero a dos años, de titularidad pública y privada, alcanza el 27%, frente al alrededor de 13% registrado en España.

Según recoge el estudio, el desigual reparto de las plazas de escuelas infantiles responde a la práctica ausencia de plazas públicas en grandes poblaciones como Viladecans, Cerdanyola, Banyoles o Vic. Entre los municipios que están haciendo los deberes tanto en cobertura infantil pública como en representación femenina en los órganos de gobierno, con al menos un 15% y un 30%, respectivamente, mencionan, entre otros, Sort, Sallent, Santa Coloma de Queralt, Vilassar de Dalt, Portbou, Begur, Parets del Vallès, Caldes de Montbui, Manresa o Platja d´Aro.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.