Hoy día nadie duda de la importancia de la parte emocional del liderazgo. La fórmula para lograr un equipo de trabajo creativo y eficaz no es posible sin la combinación de corazón y cabeza. Aquí, el estilo de dirección femenino posee especial relevancia.

Extracto del artículo:

Hoy día nadie duda de la importancia de la parte emocional del liderazgo. La fórmula para establecer un equipo de trabajo creativo y eficaz no sería posible sin la adecuada combinación de corazón y cabeza. Es aquí donde el estilo de dirección femenino posee una especial relevancia.

Aunque en algunos ámbitos todavía perdura la creencia de que la capacidad para liderar depende de poseer o no determinadas cualidades innatas, o bien de que a falta de ellas basta con aprender y seguir algunos modelos teóricos para poder ejercer eficazmente el liderazgo, cada vez más se reconoce que la clave de un buen liderazgo no se centra ni en tener unas habilidades supuestamente innatas, ni en copiar modelos que muchas veces no hacen más que limitar y coartar nuestra verdadera forma de ser, encorsetándonos y haciéndonos sentir incómodos o inseguros.

Acceso a e-deusto.com: http://www.e-deusto.com

Este artículo ha sido publicado anteriormente en la revista e-Deusto.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.