A pesar del poco prestigio que sigue arrastrando la formación profesional (FP), estos estudios se han convertido en la pasarela más segura a un trabajo estable. Los jóvenes que terminan FP de grado medio son los que tienen una tasa de empleo más alta.

A pesar del poco prestigio que sigue arrastrando la formación profesional (FP), estos estudios se han convertido en la pasarela más segura a un trabajo estable. Los jóvenes que terminan FP de grado medio son los que tienen una tasa de empleo más alta. Casi siete de cada diez (un 67,4%) ya estaban trabajando a los seis meses de finalizar sus estudios. Según un avance de la Encuesta de transición educativoformativa e inserción laboral,auspiciado por el Ministerio de Educación, el Ministerio de Trabajo, el Instituto de Estadística y el Instituto Nacional de Empleo, sólo el 5,8% tardó más de año y medio en encontrar trabajo. Sin embargo, los estudios formativos tienen una menor preponderancia frente al bachillerato: ocho de cada diez encuestados aseguran que han optado por estos estudios como paso previo a la universidad, frente al 14,5% que se decanta por la formación profesional de ciclo medio.

Además, el informe señala que un tercio de los jóvenes que dejan la escuela sin el título de la enseñanza secundaria obligatoria (ESO) bajo el brazo vuelve a tener contacto con el sistema educativo en los cuatro años siguientes. "Se trata de un dato esperanzador - asegura Alejandro Tiana, secretario general de Educación- porque demuestra que, a pesar de no tener éxito, hay una parte que vuelve a intentarlo. Por ello, tenemos que promover sistemas flexibles (alternar trabajo con estudio, pasar de la FP a los estudios universitarios...) a través de la educación para mayores de 18 años que faciliten el tan necesario reenganche".

Según el estudio, uno de los nudos gordianos de la educación está, por tanto, en la finalización con éxito de la ESO. Así lo demuestra la larga trayectoria educativa que protagoniza la mayoría de los jóvenes que superan esta barrera: el 94,3% de los alumnos que se gradúan en ESO continúan estudiando, una proporción muy similar (el 93,1%) de bachilleres prosiguen con sus estudios.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.